Gran operación para despejar el acceso al aeropuerto de Nueva Caledonia

Después de seis días de disturbios en Nueva Caledonia y de la muerte de seis personas, el Estado francés lanzó este domingo una importante operación para despejar la carretera principal que conduce al aeropuerto. Se han desplegado unos 600 gendarmes y policías.

RFI con Charlotte Mannevy, corresponsal de RFI en Nueva Caledonia

Charlotte Mannevy, corresponsal de RFI en Nueva Caledonia, pudo llegar al aeropuerto este domingo, pero aún así tuvo que darse la vuelta para dejar pasar un convoy de vehículos blindados procedente de Numea. 600 gendarmes están movilizados para esta importante operación que comenzó a las 6 de la mañana de este domingo, hora local.

El acceso al aeropuerto es posible, aunque este se mantiene cerrado y vigilado por la policía. No obstante, una parte importante de las carretera que lleva al aeródromo está intransitable debido a la gran cantidad de escombros presentes. Los restos de los coches quemados siguen humeando y cientos de rocas, partes de árboles y otros escombros aún cubren la carretera.

Los equipos enviados para retirarlos comenzaron sus labores bajo la protección de policías y vehículos blindados. Para salir de la ciudad hay que pasar por carreteras secundarias y esquivar obstáculos. En esa zona la situación es completamente diferente ya que las barreras son simplemente filtros. No están en manos de alborotadores sino de activistas independentistas. Jean-Charles, jefe de uno de ellos, asegura a RFI que su lucha es pacífica y que no impide el paso de personas. Sin embargo, su barrera se levantará en cuanto pase el convoy policial.

Una calma muy precaria


Leer más sobre RFI Español