Abdalá, 10 años, viaja solo a bordo del Open Arms con otros 55 niños

Agencia EFE
·3  min de lectura

Roma, 31 mar (EFE).- Se llama Abdalá, viene de Egipto, tiene 10 años y viaja solo. El pasado sábado fue rescatado por el barco de la ONG española "Open Arms", que lleva a bordo 217 migrantes, de los que 56 son niños, a la espera de que le concedan un puerto y sus brazos llenos de quemaduras cuentan una historia de torturas en las cárceles libias.

La ONG italiana Emergency, que se ocupa de la atención médica en el Open Arms, explica a Efe que la enfermera Caterina Volpi ha podido mantener algo de contacto con el niño, que no se relaciona con nadie y sólo habla árabe.

"Abdalá me ha dicho que viene de Egipto. Cuenta que allí se han quedado sus padres y que tiene parientes en Italia. Partió con algunos niños amigos, pero que ninguno es su familiar", explica Volpi.

La enfermera cuenta que el niño, de 10 años, presenta una quemadura de segundo grado en la mano derecha y otras cicatrices de quemaduras anteriores, pero que a la pregunta de cómo se las ha hecho responde que "ha sido él con un encendedor".

"Lo más extraño es que las quemaduras corresponden a las marcas de cigarrillos, por lo no parece real que se las haya hecho él", explica Volpi, que añade que "el niño asegura que en Libia han sido todos buenos y amables, lo que no nos resulta factible".

Abdalá es uno de los 56 menores, 17 con menos de 10 años y dos bebes de menos de un año, que están a bordo del barco desde el pasado sábado sin que por el momento ni Malta ni Italia hayan respondido a la petición de conceder un puerto, explican desde Open Arms.

"Necesitamos un puerto seguro donde desembarcar a las 217 personas salvadas para que puedan continuar sus vidas en un lugar en paz; donde los niños puedan volver a serlo y donde se protejan sus derechos", escribió la ONG en sus redes sociales.

Mientras, se intenta como se puede, con dibujos y juegos, entretener a los niños a bordo, agotados por el viaje.

Este martes una mujer embarazada de 6 meses y su hermano fueron evacuados a Italia con una lancha de la Guardia Costera debido a las dificultades médicas que atravesaban.

El Open Arms realizó un primer rescate de una barca con 38 personas y después realizó otras dos operaciones de socorro de dos lanchas con un total de 181 migrantes.

La OIM, la Organización de las Naciones Unidas para las Migraciones, estima que en las últimas 48 horas al menos mil personas, han sido devueltas en caliente a Libia por las lanchas patrulleras de la Guardia Costera libia.

Todo indica que, como suele ser habitual en los últimos rescates por parte de barcos humanitarios, sea Italia, y no Malta -a pesar de que las operaciones se realizaron en su zona SAR (búsqueda y rescate)-, el país que autorizará al Open Arms a llegar a puerto.

Últimamente los barcos humanitarios llegan al puerto siciliano de Augusta, donde los migrantes son puestos en cuarentena en uno de los barcos de pasajeros que las autoridades italianas han puesto a disposición ante la emergencia sanitaria.

Cristina Cabrejas

(c) Agencia EFE