Así son las opciones de casas prefabricadas en Latinoamérica: las hay desde 2.000 dólares

Sebastián Aguirre
·6  min de lectura

Una construcción prefabricada se puede edificar hasta seis veces más rápido que una obra tradicional. Este factor, sumado a la posibilidad de transportarla hacia lugares con acceso remoto y de personalizar el diseño, hace parte de los atractivos de este sistema que está siendo objeto de interés por parte de distintos sectores para su uso en aulas educativas, clínicas, hospitales, comedores, dormitorios para trabajadores y viviendas ejecutivas para campamentos. 

Esto ha motivado en Latinoamérica el surgimiento de empresas locales que compiten en un mercado tradicionalmente copado por fabricantes extranjeros, en particular europeos, estadounidenses y asiáticos. 

Aún con este contexto, la dinámica de sus ventas como soluciones de vivienda en la región no avanza al mismo ritmo que en aquellos territorios, comenta Agustín Haghnbeck, gerente de Marketing de Grupo GMI, empresa con presencia en México, Centro y Suramérica especializada en este tipo de propuestas. 

Casas prefabricadas como solución de vivienda en México (foto cortesía Grupo GMI).
Casas prefabricadas como solución de vivienda en México (foto cortesía Grupo GMI).

Los frenos para las casa prefabricadas en Latinoamérica

En la región, dice, hay barreras en el financiamiento al consumidor. "Las entidades de certificación hipotecaria y las entidades financieras tradicionales no han aceptado plenamente estos métodos para otorgar préstamos hipotecarios convencionales. Esto ha dificultado el desarrollo del mercado. Todavía hace falta mucho trabajo". Sin embargo, confía que con la entrada de entidades financieras más orientadas a la innovación, "como las fintechs", este panorama mejore en los próximos años.

Además, hace falta educación para entender las bondades de estos sistemas, agrega Carlos Gómez Tagle, propietario de Casa Prefabricada en México. En su opinión, esta es una de las razones por las cuales no se masificado su construcción, pese a ser una alternativa muy económica para atender, por ejemplo, el déficit de vivienda en nuestros países (en México, por ejemplo, hay 7 millones y medio de viviendas construidas con materiales precarios, informó Forbes en 2019, citando cifras de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu)). 

Hay ofertas incluso inferiores a US$2.000, aunque también se encuentran por valores superiores a los US$200.000, todo depende del área y las comodidades. 

En mercados como el mexicano, el argentino y el colombiano hay empresas que se han dedicado a la fabricación local de estos sistemas, en contraposición a la amplia oferta extranjera que desde hace ya varios años se ha posicionado en el mercado, compitiéndole en precio y diseño. 

La oferta en México

En el caso de la empresa Casa Prefabricada, que lidera Carlos Gómez, el portafolio incluye casas prefabricadas de 42 a 110 metros cuadrados, básicas y modernas, cuyos precios oscilan desde los US$15.000 hasta los US$38.000 aproximadamente. Son casas prefabricadas en steel frame o perfiles de acero.

Agustín Haghnbeck, del Grupo GMI, señala que sus casas ahorran el 95 % de los costos de mantenimiento anuales, y resisten sismos y huracanes, entre otros atributos.

"Los sistemas modulares pueden edificarse en una sexta parte o menos del tiempo que toma la construcción tradicional. Por ejemplo, un aula educativa que tardaría 45 días con la construcción tradicional, se puede entregar llave en mano en 5 o 6 días con una solución modular. Un hospital pequeño que toma meses con la construcción tradicional se entrega en unas cuantas semanas terminado si se usa un sistema modular. Lo mismo pasa con la vivienda. Los tiempos se reducen drásticamente", acota.

Además, las casas son transportadas en kits, por lo cual pueden edificarse en zonas urbanas o llegar hasta las zonas rurales más remotas imaginables. "Hemos transportado y edificado kits modulares en zonas a las que no llegan ni siquiera carreteras", señala.

Modular, la marca de viviendas prefabricadas de este grupo, promete terminar el proceso de construcción en solo cuatro días. 

Casa prefabricada de la marca Modular, del Grupo GMI, en México (foto cortesía Grupo GMI).
Casa prefabricada de la marca Modular, del Grupo GMI, en México (foto cortesía Grupo GMI).

Los precios medios en MX

De acuerdo con el sitio web Habitissimo, el precio promedio de construcción de una casa prefabricada en México ronda los US$31.000. 

El valor estimado más económico que se encuentra en esta plataforma online de cotizaciones es de US$15.000, y el más alto de US$50.000. La oferta incluye viviendas fabricadas en concreto, madera, hormigón, acero, aluminio, policarbonato y PVC, entre otros materiales.

El mercado colombiano

En Colombia, según un informe del diario económico La República, el costo de una vivienda de este tipo promedia los US$5.000, aunque como en los demás mercados, estos valores oscilan de acuerdo con las especificaciones del producto final. 

Empresas como Cypres, con 35 años en el mercado, disponen de casas de uno y dos niveles, otras tipo chalet, quioscos y hasta para muñecas. En viviendas ofrecen construcciones con metrajes desde 15 hasta los 220 metros cuadrados, hechas en teja de barro y en techo con fibrocemento. Los precios de esta marca varían desde los US$1.600 hasta los US$36.000. 

 

La marca Casas Prefabricadas Colombia, entre tanto, entrega casas de una y dos plantas, con terminados en obra gris y blanca de acuerdo al gusto del cliente. Incluso en su promesa de venta cuentan con la posibilidad de transportar las viviendas hasta sitios remotos como la isla de San Andrés, en el Caribe colombiano, pero aclara que obligatoriamente se debe "construir una placa de cimentación para después edificar sobre esta la casa". 

Por su parte, Dinamicasa, que afirma haber construido más de 4.500 casas de este tipo en este país, estima que el valor del metro cuadrado se ubica en el rango de US$100 sin acabados y US$180 con estos. 

Así se mueve el negocio en Argentina

El argentino es otro de los mercados de las casas prefabricadas que ha tenido un auge en años recientes, como lo reseñó en 2020 el diario La Nación, que señaló que las más económicas estaban en el rango de US$5.300 a US$6.400, pero con la opción de que el comprador la equipe a su acomodo. 

Una de las empresas líderes en el negocio en este país es Vilahouse, que ofrece viviendas en modelos minimalista, tradicional y cabañas. Sus áreas van desde los 29 hasta los 105 metros cuadrados, y sus valores van desde los US$6.800 hasta alcanzar los US$14.000 aproximadamente. Los materiales utilizados son fibrocemento cartón yeso (drywall o Durlock) en el interior.

Casa Real Viviendas, entre tanto, cuenta en su oferta con tres líneas: Americana, Innova y Luxury, con estilos canadiense, minimalista y moderna. Sus planes, dice la empresa en su sitio web, son hechos a la medida, así que se ajustan al presupuesto del cliente, y la promesa de entrega al adquirirla es de 45 días. 

Por último, la marca Mi Casa Eficiente cuenta con cuatro referencias de viviendas fabricadas en este sistema, que van de los 50 a los 100 metros cuadrados, con estructuras de metal y cemento, y maderas y paneles, cuyos precios van desde US$12.000 hasta los US$31.000 aproximadamente.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

También te puede interesar:

VIDEO | Vivir en contenedores, una solución ecológica a los altos precios de las casas