ONUSIDA: Comportamiento de ex funcionario era “inaceptable”

·3  min de lectura
Sede de ONUSIDA y de la Organización Mundial de la Salud en Ginebra, Suiza, el 8 de abril de 2019. (AP Foto/Jamey Keaten, File)

LONDRES (AP) — La ONUSIDA reconoció en un correo electrónico interno la semana pasada que el comportamiento de un ex alto funcionario hacia las mujeres era “inaceptable” y fue permitido por una cultura que permitía la mala conducta.

Este es el suceso más reciente de un escándalo de acoso sexual que llevó al director previo de la agencia de la ONU contra el SIDA a retirarse anticipadamente y resultó en el despido de dos empleados.

La misiva parecía ser una referencia apenas velada al doctor Luiz Loures, exsecretario general adjunto en ONUSIDA, quien supuestamente besó a la fuerza a una empleada, Martina Brostrom, antes de intentar sacarla del ascensor de un hotel en Bangkok.

Una investigación anterior no encontró pruebas suficientes para sustentar las afirmaciones de Brostrom, pero un segundo informe de un panel independiente concluyó que había una cultura de impunidad y “liderazgo defectuoso” en la agencia de la ONU con sede en Ginebra.

ONUSIDA despidió a Brostrom en 2019, luego de una historia de The Associated Press que reveló que ella misma estaba siendo investigada por mala conducta financiera y sexual antes de presentar los cargos de acoso sexual contra de Loures, su superior.

El correo electrónico interno parece ser la primera vez que ONUSIDA reconoce que un empleado de alto rango cometió una acción indebida, aunque no identificó a Loures por su nombre. El lunes, la portavoz de la ONUSIDA, Sophie Barton-Knott, dijo que los asuntos relativos a las investigaciones y audiencias disciplinarias son confidenciales.

Las acusaciones de mala conducta sacudieron al liderazgo de la ONUSIDA e hicieron que Suecia suspendiera su financiamiento hasta que se nombrara un nuevo líder. Las denuncias supusieron una gran distracción para un organismo que está en el centro de los esfuerzos multimillonarios financiados por los contribuyentes para acabar con la epidemia de sida para 2030.

La directora ejecutiva de la ONUSIDA, Winnie Byanyima, que asumió el cargo en 2019, envió un mensaje al personal la semana pasada en el que señaló que esperaba que el anuncio de los resultados de la investigación “pudiera ser un momento de cierre”, al tiempo que se disculpaba de que la noticia pudiera “abrir traumas del pasado” para algunos empleados.

Byanyima dijo que la investigación, manejada en un principio por la Organización Mundial de la Salud, la cual supervisa algunas cuestiones de ONUSIDA, concluyó que el alto funcionario —cuyo nombre no menciona— “no respetó los estándares de conducta requeridos a un funcionario civil internacional”.

Su inaceptable trato hacia las mujeres fue “aparentemente tolerado por la alta dirección de ONUSIDA en ese momento, perpetuando una cultura institucional que parecía permitir dicha conducta”, dijo Byanyima en el mensaje obtenido por la AP.

El caso de Brostrom se conoció en 2018 cuando ella denunció que Loures la agredió sexualmente durante un viaje de trabajo, y otras dos mujeres describieron encuentros similares con el ex funcionario, quien niega las acusaciones. Loures luego renunció, mientras que el anterior director de ONUSIDA, Michel Sidibe, dejó su cargo seis meses antes.

En los últimos meses, la ONU ha enfrentado un creciente de denuncias de acoso sexual, incluyendo acusaciones de conducta sexual inapropiada que involucraban a médicos de la OMS durante la respuesta a un brote de ébola en el Congo en 2019.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.