La ONU satisfecha por el "consenso" regional para apoyar el plan de paz en Yemen

Agencia EFE
·2  min de lectura

Naciones Unidas, 15 abr (EFE).- El enviado especial de Naciones Unidas para Yemen, Martin Griffiths, mostró ante el Consejo de Seguridad de la ONU su satisfacción por el apoyo recibido a su plan de paz para Yemen en su última gira por la región, y subrayó que hay "razones para la esperanza".

"He discutido en detalle nuestros actuales esfuerzos para acabar con la guerra en el Yemen, y en todos los casos, me he encontrado, como mínimo, con un consenso en el apoyo y, con frecuencia, un papel activo en el apoyo de los puntos sobre los que buscamos un acuerdo entre las partes", dijo Griffiths ante los miembros del Consejo de Seguridad, antes de dar las gracias, en especial, a Omán, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos.

Asimismo, en su intervención alabó "la gran ayuda" presentada por el enviado de Estados Unidos para el Yemen, Tim Lenderking, para "tender puentes" entre los distintos grupos del país.

Griffiths, que hace un mes advertía del "deterioro dramático" de la guerra, hoy se ha mostrado mucho más optimista y también ha querido poner el acento en que "la unidad del Consejo de Seguridad se ha reforzado por la unanimidad diplomática y por las acciones específicas de algunos de sus miembros clave".

"Hay motivos para la esperanza: la forma de acabar con la guerra es conocida y sus elementos principales se discuten frecuentemente con las partes. Estas discusiones reconocen que abordar la situación humanitaria es urgente y tienen como objetivo proporcionar puntos de entrada clave para abordar las necesidades humanitarias y reconocen la necesidad de generar confianza y contactos sostenidos entre las partes, para que no regresen a la guerra", dijo.

El pasado marzo, Arabia Saudí propuso un Alto el Fuego en Yemen que fue bien acogido por la ONU, que por su parte, aseguró que trataría de sumar a los rebeldes hutíes para avanzar hacia la resolución del conflicto.

El conflicto armado de Yemen comenzó en 2014 después de que los rebeldes hutíes, respaldados por Irán, se alzaran en armas contra el Gobierno reconocido internacionalmente del presidente Abdo Rabu Mansur Hadi y tomaran la capital, Saná.

La guerra se agudizó después por la intervención militar de la coalición árabe, liderada por Arabia Saudí, en apoyo de Hadi.

El conflicto ha creado en el país la mayor crisis humanitaria del mundo, según Naciones Unidas.

(c) Agencia EFE