La ONU reúne en Túnez a los rivales libios con las elecciones como objetivo

Agencia EFE
·3  min de lectura

Túnez, 8 nov (EFE).- Las delegaciones de los gobiernos rivales en Libia comenzaron a llegar hoy a Túnez para la cuarta ronda de negociaciones auspiciadas por la ONU, que tras el éxito de las de carácter militar anteriores busca ahora espolear el tramo político con unas eventuales elecciones legislativas en el horizonte.

Según la enviada especial interina de la ONU para Libia, Stephanie Williams, la reunión en el país norteafricano -que arrancará este lunes entre extremas medidas de seguridad- será una oportunidad para que tanto el Gobierno de Acuerdo Nacional sostenido por Naciones Unidas (GNA) como el Ejecutivo no reconocido que tutela en el este el mariscal Jalifa Hafter confirmen su apuesta por el diálogo inclusivo.

"Nuestro objetivo es devolver la legitimidad a los órganos de Libia a través de las elecciones y la democracia. Una nueva autoridad ejecutiva de unidad garantizará la prestación de servicios vitales y allanará el camino para la reconciliación nacional", explicó Williams en un comunicado.

Fuentes de la Misión de Naciones Unidas para Libia (UNSMIL) confirmaron a Efe, por su parte, este domingo que ambas delegaciones negociarán sobre la base de la hoja de ruta establecida el pasado enero en la Conferencia Internacional de Berlín y que el objetivo es consolidar el marco constitucional que permita convocar unos comicios con plenas garantías en todo el territorio.

APROVECHAR EL MOMENTO CREADO

A este respecto, indicaron que la idea es sacar el máximo partido al momento propicio que se ha creado gracias al acuerdo de alto el fuego logrado hace dos semanas en Suiza y la reapertura de las instalaciones petroleras, bloqueadas desde febrero.

El nuevo esfuerzo de la ONU arrancó a principios de octubre en la ciudad costera egipcia de Hurgada con una reunión del Comité Militar 5+5, único organismo que sienta a la mesa a las dos partes enfrentadas.

Tras un primer acuerdo para congelar el frente de batalla, el comité se volvió a sentar en Ginebra para sellar una tregua que puso fin a más de un año y medio de combates en el oeste del país, que segaron la vida de más de 2.000 personas -unas 400 de ellas civiles.

El acuerdo, que mantiene fija la línea del frente en la ciudad de Sirte -que da acceso al golfo del mismo nombre, corazón de la industria petrolera libia-, fue ratificado la semana pasada durante un encuentro en la localidad fronteriza de Ghadames, el primero en territorio nacional libio en más de dos años.

La tregua ha sido acogida con frialdad por Rusia -principal apoyo del este- y por Turquía -socio esencial del GNA-, países que mantienen un diálogo en paralelo al margen de la ONU y que son esenciales para la estabilidad futura de cualquier acuerdo de paz.

TENSIÓN PREVIA

La reunión de este lunes llega envuelta en cierta tensión después de que el gobierno tutelado por Hafter denunciara que varias personas llegadas a Trípoli desde el este esta misma semana fueron arrestadas de forma arbitraria por las distintas milicias que controlan la ciudad.

“Al menos una persona fue seguida hasta su destino en Trípoli y arrestada una vez llegó, mientras que al parecer varias más fueron detenidas en el aeropuerto", explicó la UNSMIL en un comunicado en el que recordó que los ciudadanos tienen libertad de movimiento.

"La Misión cree que estas acciones tienen como objetivo sabotear los esfuerzos de buena fe que se hace para unir a los libios tras el acuerdo de alto el fuego, y pide la liberación inmediata", advirtió

El ministerio de Interior de GNA condenó, por su parte, los arrestos y se desvinculó de los mismos.

(c) Agencia EFE