ONU pide proteger a migrantes

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 20 (EL UNIVERSAL).- La Red de las Naciones Unidas sobre Migración aplaudió los esfuerzos que se han hecho en el mundo para combatir la pandemia del coronavirus (Covid-19), pero pidió redoblar esfuerzos para proteger a la comunidad migrante, víctima potencial de este mal.

La Red indicó que los migrantes y las personas en movimiento enfrentan las mismas amenazas de salud del Covid-19, aunque esta población sufre vulnerabilidades particulares por las circunstancias de su viaje y las condiciones de vida que llevan.

"Esta es una combinación que aumenta la vulnerabilidad de las comunidades y los migrantes a las enfermedades, y obstaculiza enormemente la capacidad de las autoridades para implementar efectivamente las pruebas tempranas, los diagnósticos y la atención vital para medidas integrales de salud pública efectivas", aseveró el organismo internacional.

Recordó que en su tránsito los migrantes enfrentan obstáculos para acceder a atención médica, servicios y políticas inclusivas, además de que sufren barreras lingüísticas, culturales, legales y prejuicios.

"Si un migrante teme la deportación, la separación familiar o la detención, puede estar menos dispuesto a acceder a la atención médica o proporcionar información sobre su estado de salud", insistió las Naciones Unidas.

En este sentido el organismo internacional consideró que es crucial que las autoridades tomen las medidas necesarias para proteger la salud de todos aquellos que viven en condiciones inseguras y de los más vulnerables, independientemente de su nacionalidad y estado.

"Las medidas deben incluir prevención, pruebas y tratamiento adecuados, acceso continuo y aumentado a refugios de emergencia para personas sin hogar sin barreras relacionadas con el estado migratorio; y suspensiones de desalojos", señaló la Red de las Naciones Unidas.

También hizo un llamado a los países que han optado por aumentar los controles en sus fronteras, como hoy lo hizo Estados Unidos con México, para que esas políticas no sean discriminatorias y se apliquen conforme al derecho internacional:

"Las políticas y su implementación, incluido el retorno forzoso y la detención de inmigrantes, deben llevarse a cabo de acuerdo con las obligaciones de derechos humanos y es posible que deban ajustarse para garantizar que sean compatibles con estrategias efectivas de salud pública y mantengan condiciones adecuadas".