ONU pide investigar violencia en Paraguay; presidente Cartes cancela viaje por diálogo

El interior del Congreso paraguayo dañado tras una protesta contra una enmienda para reelegir al presidente, en Asunción, abr 4, 2017. La ONU pidió el martes al Gobierno paraguayo que investigue y sancione el asesinato de un dirigente opositor y las violentas protestas que derivaron en una crisis política, situación que llevó al presidente Horacio Cartes a cancelar un viaje a Argentina para liderar un diálogo que descomprima el conflicto. REUTERS/Jorge Adorno

ASUNCIÓN (Reuters) - La ONU pidió el martes al Gobierno paraguayo que investigue y sancione el asesinato de un dirigente opositor y las violentas protestas que derivaron en una crisis política, situación que llevó al presidente Horacio Cartes a cancelar un viaje a Argentina para liderar un diálogo que descomprima el conflicto.

El representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Amerigo Incalcaterra, dijo que las autoridades están haciendo "lo que tienen que hacer" luego de que un policía disparó por la espalda a Rodrigo Quintana, de 25 años, dentro de la sede del opositor Partido Liberal.

El incidente ocurrió en la madrugada del sábado, horas después de que enardecidos manifestantes irrumpieran en la sede del Congreso en Asunción y lo prendieran fuego en protesta por la aprobación, de parte de un grupo de senadores, de un proyecto de enmienda constitucional que permite la reelección presidencial.

"Esperamos que se investiguen los hechos y se sancione a los responsables tanto de los actos de violencia como los responsables en relación con la muerte del ciudadano paraguayo", declaró Incalcaterra tras reunirse con el canciller Eladio Loizaga.

Un policía fue acusado de homicidio en relación con la muerte de Quintana. Funcionarios del Gobierno dijeron en una conferencia de prensa el martes que no hubo órdenes de abrir fuego.

El presidente Cartes suspendió un viaje previsto para el jueves a la capital argentina para liderar personalmente un diálogo convocado para el miércoles con los principales actores políticos buscando descomprimir la crisis, informó el canciller Loizaga.

La sorpresiva votación del Senado, que se dividió en dos respecto a la iniciativa y fue foco del conflicto que estalló el viernes, se realizó a puertas cerradas desconociendo la autoridad de su presidente.

La medida debe ser aprobada por la Cámara de Diputados, que tendría votos suficientes para aceptarla. Luego debe ser sometida a un referéndum popular.

El proyecto no será considerado por los diputados mientras el diálogo esté en curso, aseguró el titular de esa cámara legislativa, Hugo Velázquez.

El presidente del Senado, Roberto Acevedo, dijo que la institución asistirá a la mesa de diálogo convocada por el mandatario para insistir en que el proyecto sea retirado de las cámaras.

"La Constitución no se negocia, se cumple", dijo Acevedo.

Las actividades en ambas cámaras se reanudarán el miércoles, aunque el Senado sesionará en una sala distinta a la habitual por precaución tras los daños que sufrió su estructura.

(Reporte de Daniela Desantis y Mónica Machicao, escrito por Luc Cohen.)