La ONU pide el cese de la violencia en Trípoli que causó víctimas civiles

·2  min de lectura

Trípoli, 22 jul (EFE).- "¡La lucha debe parar!", pidió hoy la asesora especial de Naciones Unidas para Libia (UNSMIL), Stephanie Williams, en relación a la violenta noche y mañana de enfrentamientos entre milicias armadas en Trípoli que causaron la muerte de 13 personas, una de ellos menor, además de 30 heridos.

La carretera de Ain Zara, al oeste del país, quedó reabierta esta tarde y se reanudaron los vuelos desde y hacia el aeropuerto de Mitiga (Trípoli) tras haberse alcanzado un alto el fuego entre las partes implicadas que se enfrentaron desde anoche en barrios residenciales libios.

"El uso indiscriminado de armas en una zona urbana densamente poblada sin salvaguardar a los civiles es una grave violación del derecho internacional humanitario y un delito sancionable", reprochó hoy Williams por los combates que se prolongaron hasta hoy.

La misión UNSMIL se mostró "profundamente preocupada" por estos acontecimientos y pidió "una investigación del incidente y justicia para las víctimas y sus familias".

"Cualquier acción que ponga en peligro la vida de civiles es inaceptable", aseveró.

Choques armados, con armas pesadas, se extendieron desde anoche por la capital y la región libia Tripolitana, que obligaron a evacuar zonas residenciales y a cerrar varias calles de la capital por bombardeos y disparos indiscriminados.

Las fuerzas especiales de la disuasión (Rada) y la Guardia Presidencial, grupos implicados en los disturbios, aceptaron acordar un alto el fuego, tras la presión del Gobierno de Unidad Nacional (GUN) que hoy destituyó al ministro del Interior, Khaled Mazen, por los acontecimientos.

Una fuente del Servicio de Disuasión para Combatir el Terrorismo y el Crimen Organizado dijo a Efe que la causa de los enfrentamientos fue el secuestro de un coronel por parte de la Guardia Presidencial, como respuesta al arresto de uno de sus miembros.

La tensión entre milicias rivales en Libia aumentó con la designación de un Ejecutivo paralelo, liderado por Fathi Bashaga como primer ministro nombrado en febrero por el Parlamento, frente al GUN de Abdulhamid Dbeibah, establecido en Trípoli.

Los choques esporádicos se repiten desde entonces con el temor a que el país vuelva a un conflicto bélico.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.