Anuncios

ONU: Más de la mitad de la población e Sudán necesita ayuda tras 7 meses de guerra

NACIONES UNIDAS (AP) — La guerra que libran desde hace casi siete meses el ejército de Sudán y un poderoso grupo paramilitar ha causado una ola de destrucción: más de la mitad de la población necesita ayuda humanitaria y se teme que el letal conflicto étnico que azotó la región Darfur hace 20 años se repita.

“Lo que está ocurriendo roza la pura maldad", dijo el viernes la coordinadora humanitaria de Naciones Unidas en la nación africana.

Sudan ha perdido la atención internacional desde que a mediados de abril quedó sumida en el caos después de que las tensiones latentes entre el jefe del ejército, el general Abdel-Fattah Burhan, y el comandante del grupo paramilitar Fuerzas de Apoyo Rápidas, el general Mohamed Hamdan Dagalo, dieron paso a una guerra abierta.

Pero Clementine Nkweta-Salami, la coordinadora humanitaria de la ONU para Sudán, dijo en una conferencia de prensa que “la situación es horrible y sombría” y “sinceramente, nos estamos quedando sin palabras para describir el horror de lo que está ocurriendo”, apuntó al tiempo que destacó que que “como la crisis de Sudán hay pocas iguales”.

Los combates continúan a pesar de que los dos bandos firmaron un acuerdo tras unas conversaciones de paz en Yeda, Arabia Saudí, por el que se comprometían a proteger a la población civil y a proporcionar acceso humanitario sin obstáculos a los 25 millones de personas que necesitan asistencia, explicó. Además, se comprometieron a establecer un Foro Humanitario, con la participación de la ONU, indicó Nkweta-Salami. Y tras su puesta en marcha el lunes, la institución espera que los compromisos de Yeda se cumplan.

El diezmado sector de la salud — donde más del 70% de las instalaciones sanitarias en las zonas de conflicto están fuera de servicio — es extramadamente preocupante debido a los brotes de cólera, dengue, malaria y sarampión; a los reportes del repunte de la violencia contra la población civil y a la propagación de los conflictos a la región que abastece de alimento al país.

“Lo que estamos viendo es un aumento del hambre”, apuntó la coordinadora, añadiendo que también hay altos niveles de desnutrición entre los niños.

La ayuda de la ONU llega a unos 12 millones de personas, la mitad de las que la necesitan. La petición de 2.600 millones de dólares para financiar la respuesta humanitaria en Sudán este año cuenta apenas con un tercio de los fondos, y Nkweta-Salami instó a los donantes a aportar más fondos.

Según dijo, el acceso a las zonas conflictivas y la protección de los civiles son los principales desafíos.

Nkweta-Salami dijo que la ONU está muy preocupada por los combates que se libran en Darfur y pide a los dos bandos que cumplan con su obligación de proteger a la población civil, de acuerdo con el derecho humanitario internacional.

Pero el temor a que se repitan las atrocidades cometidas en la región hace 20 años va en aumento, con reportes de asesinatos generalizados, violaciones y destrucción de aldeas.

La violencia contra las mujeres es especialmente alarmante, indicó, “y en algunos casos las niñas están siendo violadas delante de sus madres”, además de las horribles historias de ataques y abusos de los derechos humanos contra los refugiados de huyen de Darfur al vecino Chad.