ONU: Israel no cumplió con llamado a detener asentamientos

NACIONES UNIDAS (AP) — Israel no tomó medidas para cumplir con el llamado del Consejo de Seguridad de frenar toda actividad de asentamientos en Cisjordania y el este de Jerusalén, y en su lugar autorizó una "elevada tasa" de construcción, lo que viola las leyes internacionales, aseveró el viernes Naciones Unidas.

El enviado de Naciones Unidas Nickolay Mladenov dijo al consejo que el gran número de anuncios de asentamientos y las acciones legislativas de Israel indican "una clara intención de continuar expandiendo los asentamientos en territorio palestino ocupado".

Mladenov entregó su primer reporte al Consejo sobre la implementación de la resolución adoptada en diciembre, en la que se calificaron los asentamientos israelíes como una "violación flagrante" a las leyes internacionales.

La resolución no impuso sanciones a Israel, por lo que el consejo no está llamado a tomar acciones. Pero sí resalta el desapruebo mundial a los asentamientos.

Mladenov, el coordinador especial de Naciones Unidas para el proceso de paz en Medio Oriente, reiteró que la ONU "considera que todas las actividades de asentamiento son ilegales bajo la ley internacional y son uno de los principales obstáculos en el proceso de paz".

Dijo que el "incremento en enero" de anuncios de asentamientos ilegales por parte de Israel es "profundamente perturbador". Durante ese mes, señaló, se realizaron dos grandes anuncios por un total de 5.500 unidades residenciales en el Área C, el 60% de Cisjordania bajo control exclusivo de Israel.

"En total, durante los últimos tres meses se ha visto una elevada tasa de actividad relacionada con asentamientos, en especial en comparación con 2016, cuando se emitieron licitaciones para sólo 42 unidades residenciales, y se avanzaron unas 3.000 unidades en el Área C durante en el transcurso de un año", destacó Mladenov.

El embajador de Israel ante la ONU, Danny Danon, respondió por medio de un comunicado en el que apuntó que "no existe equivalencia moral entre construir casas y el terrorismo letal".

"El único impedimento para la paz es la violencia y la incitación de los palestinos", añadió. "Debe llegar a su fin este enfoque obsesivo en Israel".

Líderes palestinos esperan que el este de Jerusalén se convierta en la capital de un futuro Estado palestino, que también abarcaría Cisjordania y la Franja de Gaza, territorios capturados por Israel en 1967.