Consejo Derechos Humanos ONU pide la liberación de Aung Sang Suu Kyi

Agencia EFE
·2  min de lectura

Ginebra, 12 feb (EFE).- El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas adoptó hoy una resolución que reclama a Birmania (Myanmar) la liberación de la consejera de Estado Aung San Suu Kyi, el presidente Win Myint y otros detenidos tras la declaración del estado de emergencia el pasado 1 de febrero.

El documento, que fue adoptado sin necesidad de votación por el Consejo (formado por 47 países), también condena la supresión del Gobierno elegido tras los comicios del 8 de noviembre y subraya "la necesidad de un apoyo continuado para la transición democrática en Birmania".

La resolución fue aprobada tras un debate de urgencia sobre la situación política en Birmania solicitado por la Unión Europea y el Reino Unido, pero el texto inicial que habían propuesto éstos y otros países occidentales fue sensiblemente modificado antes de su adopción final.

Se eliminaron, entre otras cosas, menciones a que Birmania levante las restricciones en Internet y los Medios o a que permita la entrada al relator de las Naciones Unidas sobre los derechos humanos en ese país, Thomas Andrews, quien hoy criticó al régimen militar birmano y pidió a la ONU que considere la imposición de sanciones.

Se evitó además decir en el texto que de las elecciones del 8 de noviembre, ganadas con amplia mayoría por la Liga Nacional para la Democracia de Aung San Suu Kyi, había surgido un "Gobierno democráticamente electo", como se mencionaba en el borrador inicial.

También se eliminó la petición a la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, la chilena Michelle Bachelet, de que presentara a mediados de este año un informe sobre la situación en Birmania ante el mismo Consejo de Derechos Humanos.

Pese a lo "edulcorado" del texto, algunos de los actuales miembros del Consejo, como China, Rusia o Venezuela, intervinieron para desvincularse de la resolución, pese a no haber votado contra ella.

El representante chino ante el Consejo pidió a la comunidad internacional que "respete la soberanía, la independencia política y la integridad territorial de Birmania para ayudar a las partes a conseguir una reconciliación".

Rusia aseguró que las acusaciones y presiones al Gobierno birmano "no son útiles, como tampoco los intentos de politizar los acontecimientos".

(c) Agencia EFE