La ONU concluye que Rusia cometió crímenes de guerra en Ucrania

·5  min de lectura
© Reuters/Umit Bektas

Rusia ha cometido crímenes de guerra en Ucrania durante los siete meses que lleva el conflicto. Así lo dio a conocer este viernes 23 de septiembre Erik Mose, director del comité de investigaciones enviado por la ONU al país invadido. Moscú niega haber atacado deliberadamente a civiles durante lo que llama "operación militar especial" en el vecino país.

Niños violados y confinados, cuerpos hallados con las manos atadas, gargantas cortadas, personas torturadas y ejecuciones forman parte de la trágica lista de crímenes cometidos por las tropas rusas desde que iniciaron la invasión a Ucrania el pasado 24 de febrero.

Así lo afirma una investigación de la Organización de Naciones Unidas (ONU), cuyas conclusiones fueron dadas a conocer durante una rueda de prensa, en Ginebra, Suiza, este 23 de septiembre.

“Con base en las pruebas reunidas por la comisión se ha concluido que se han cometido crímenes de guerra en Ucrania”, aseguró Erik Mose, director del Comité de Investigación enviado por la ONU al país atacado.

El funcionario que encabezó el equipo explicó que los investigadores identificaron víctimas de violencia sexual con edades comprendidas entre los cuatro y 82 años y que en algunos casos sus familiares fueron forzados a ver cómo esas personas eran maltratadas o torturadas.

Los expertos indicaron que los soldados rusos utilizaron ese tipo de agresión como parte de su estrategia en el conflicto.

Las pruebas fueron encontradas por la delegación tras visitar 27 pueblos y asentamientos en cuatro regiones: Kiev, Chernihiv, Járkiv y Summy, donde algunas zonas estuvieron controladas por los rusos hasta ser recuperadas por el Ejército ucraniano.

Se trata de los hallazgos más extensos hasta el momento en el conflicto en curso, que citan las entrevistas a más de 150 víctimas y testigos. Entre los testimonios se encuentran los de exdetenidos que dieron cuenta de palizas, descargas eléctricas y desnudez forzada que sufrieron en los centros de detención rusos.

El pasado junio, el equipo visitó Bucha, una ciudad en las afueras de Kiev, la capital, donde las autoridades ucranianas encontraron fosas comunes y cuerpos esparcidos por las calles después de que las fuerzas rusas se retiraran a finales de marzo.

“Nos llamó la atención la gran cantidad de ejecuciones en las zonas que visitamos. La comisión está investigando actualmente este tipo de muertes en 16 pueblos y asentamientos”, indicó Mose.

El Gobierno ucraniano y otras naciones occidentales instaron a la comisión a investigar también la fosa común hallada con alrededor de 450 tumbas, cerca de la ciudad de Izium, en el este de Ucrania, que fue el principal bastión de las tropas de Moscú en la provincia nororiental de Járkiv hasta hace pocas semanas, cuando retrocedieron en una sorpresiva contraofensiva de Kiev.

Mose señaló posteriormente que el organismo tiene la intención de investigar ese caso.

La delegación de Moscú fue llamada a responder a las acusaciones en una reunión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, pero boicoteó la reunión. Su asiento quedó vacío y no emitió ninguna reacción de forma inmediata.

Cada vez que una población es liberada y los sobrevivientes narran las vejaciones que vivieron en manos de las tropas invasoras, Moscú niega cualquier responsabilidad de sus militares.

Los expertos no entregaron una cifra sobre cuántos crímenes se habían cometido, pero indicaron que Rusia es responsable de "un gran número".

Traslados forzados y adopción de niños ucranianos en Rusia

El horror y los improperios a los que es sometida la población ucraniana también abarca traslados forzosos hacia el país invasor y la adopción acelerada de niños ucranianos para llevarlos a Rusia, según las denuncias.

Ante este panorama, la comisión señaló que planea expandir gradualmente su investigación a esas otras áreas de interés.

“Numerosas fuentes” indicaron que las autoridades rusas han interrogado, detenido y/o deportado a la fuerza entre 900.000 y 1,6 millones de ciudadanos ucranianos, y existen informes de que los niños que han sido sacados de Ucrania han sido trasladados a orfanatos rusos para su adopción, aseguró la embajadora de Estados Unidos ante el Consejo de DD. HH. de la ONU, Michele Taylor.

La representante de Washington instó a los comisionados a continuar “examinando la creciente evidencia de las operaciones de filtración, deportaciones forzadas y desapariciones de Rusia”.

Durante el encuentro, un puñado de aliados de Rusia salieron en defensa de Moscú.

Ina Vasileuskaya, representante permanente adjunta de Belarús ante la ONU, afirmó que el objetivo de la invasión de Rusia es “proteger a los hablantes de ruso en Ucrania”, haciendo eco de las justificaciones usadas por el Kremlin.

“Las discusiones sesgadas en el Consejo de Derechos Humanos que solo acusan a Rusia son un callejón sin salida”, dijo.

Kiev exige castigos a Rusia: “La rendición de cuentas es crucial”

Anton Korynevych, embajador general del Ministerio de Relaciones Exteriores de Ucrania, se sumó a los enviados de varios países occidentales que se pronunciaron en contra de la guerra de Moscú, tras la presentación de las conclusiones del comité investigador de la ONU.

Korynevych, quien se unió al encuentro mediante un enlace de video, pidió la creación de un tribunal especial que tendría jurisdicción “sobre el crimen de agresión contra Ucrania” e investigaría a los líderes políticos y militares rusos de alto rango que han sido los presuntos responsables.

El funcionario enfatizó en que “la rendición de cuentas es crucial” ante las violaciones de derechos humanos y las atrocidades vinculadas a la "agresión" de Rusia.

Korynevych también destacó cómo el impacto de la guerra se extiende por todo el mundo y puso a “numerosos países al borde del hambre, exacerbó la pobreza extrema, creó la amenaza de una catástrofe nuclear nunca antes vista” y perjudicó los medios de subsistencia de millones de personas.

En reacción a los hallazgos, varios países sugirieron que los abusos equivalían a crímenes de lesa humanidad.

Los resultados de las investigaciones entregados este viernes se hacen eco de los informes de los medios de comunicación en el terreno, otras ONG y organizaciones de derechos humanos que dan cuenta de la destrucción, la muerte y la desesperación en Ucrania desde que el presidente ruso, Vladimir Putin, ordenó la guerra.

Es posible que estas conclusiones sumen evidencias a las indagaciones adelantadas por la Corte Penal Internacional sobre el conflicto. El organismo debe presentar un informe completo al consejo al final de su mandato en marzo de 2023, incluida una posible lista de perpetradores y recomendaciones sobre cómo hacerlos rendir cuentas.

Sin embargo, sigue siendo incierto si Rusia u otros presuntos perpetradores enfrentarán alguna vez la Justicia.

Con Reuters y AP