La ONU apremia al Gobierno afgano y a los talibanes a negociar la paz

Agencia EFE

Naciones Unidas, 10 sep (EFE).- La ONU urgió este martes al Gobierno de Afganistán y a los talibanes a comenzar cuanto antes negociaciones de paz, a pesar de la repentina ruptura del diálogo entre el grupo insurgente y Estados Unidos.

"Es fundamental que las conversaciones directas entre la República Islámica de Afganistán y los talibanes empiecen lo antes posible", defendió el representante especial de Naciones Unidas para el país, Tadamichi Yamamoto, ante el Consejo de Seguridad.

El máximo órgano de decisión de la ONU analizó la situación del conflicto afgano apenas un día después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, diese por "muertas" este lunes las negociaciones con los talibanes.

El fin de semana, Trump había anunciado por sorpresa la cancelación en el último momento de una reunión secreta con los insurgentes y con el Gobierno afgano planeada para el domingo en la residencia presidencial estadounidense de Camp David.

EE.UU. canceló esa cita después de que los talibanes admitieran la autoría de un atentado en Kabul que el pasado jueves acabó con la vida de 11 personas, entre ellas un soldado estadounidense.

El ataque se enmarca en un fuerte aumento de la violencia por parte de los talibanes que se ha vivido durante los últimos días en Afganistán y que este martes ha sido condenado de forma muy clara por la ONU y por las potencias del Consejo de Seguridad.

"Intentar obtener una situación de fuerza en una negociación no puede ser una excusa para esta escalada", insistió Yamamoto.

"Estas no son las acciones de un grupo que está buscando la paz", lamentó la representante del Reino Unido, Karen Pierce.

El embajador belga, Marc Pecsteen de Buytswerve, dejó claro que los talibanes "no pueden tener en una mano la pluma para firmar un acuerdo de paz y en la otra las bombas".

Mientras, el embajador estadounidense en funciones, Jonathan Cohen, protagonizó una breve intervención en la que pasó de largo sobre la ruptura de las negociaciones y se centró en la renovación del mandato de la misión de la ONU en Afganistán, que debe aprobarse este mes.

La suspensión de las negociaciones amenaza con provocar un repunte de la violencia aún mayor, en un momento especialmente delicado, pues Afganistán celebra elecciones presidenciales el próximo 28 de septiembre.

En ese sentido, Naciones Unidas urgió este martes a los talibanes a retirar la amenaza que han hecho de posibles ataques contra los electores y pidió al Gobierno hacer todo lo posible para garantizar la seguridad durante las votaciones.

A pesar de los últimos acontecimientos, Naciones Unidas sigue apostando por las negociaciones de paz y pidió a todas las partes seguir avanzando.

Yamamoto recordó que, como se ha visto en otros conflictos, los últimos pasos antes del inicio de un proceso de este tipo suelen ser muy complicados y requieren una gestión muy "delicada".

Según el responsable de Naciones Unidas, los esfuerzos que se han hecho en los últimos años han puesto el inicio de esas conversaciones al alcance de la mano y la oportunidad debe aprovecharse.

"El conflicto sólo puede resolverse con conversaciones directas entre afganos", recalcó el diplomático japonés.

Lo que tiene claro la ONU es que la paz no puede llegar a costa de perder los avances en materia de derechos y libertades que muchos afganos han tenido desde que comenzó la guerra hace 18 años, especialmente mujeres y niñas.

"Cualquier acuerdo político tiene que incluir una promesa de que se continuarán protegiendo y mejorando los derechos humanos y las libertades fundamentales para todos los que viven en Afganistán, incluyendo mujeres, jóvenes y minorías, así como la libertad de expresión y los medios", señaló Yamamoto.

Mario Villar

(c) Agencia EFE