La ONU advierte de otra débil cosecha en Zimbabue en 2020

La aldeana Shupikai Makwavarara controla su fallida cosecha de maíz en la zona rural de Bindura, cerca de Harare, Zimbabwe, 1 de marzo de 2019

HARARE, 31 dic (Reuters) - La Organización de las Naciones Unidas advirtió el martes que Zimbabue se enfrentará a otra mala cosecha en 2020 debido a las lluvias irregulares, lo que agrava los problemas de millones de personas que ya se han de hacer frente a una sequía y a la peor crisis económica en una década.

El aumento de la inflación, la escasez de divisas, combustible y electricidad han traído a la memoria la hiperinflación de hace una década, ante lo que arrecian las críticas de que el presidente Emmerson Mnangagwa no ha logrado dar un giro a la economía.

"Las lluvias de esta temporada vuelven a ser tardías e insuficientes, de modo que las semillas plantadas no han logrado germinar en muchas zonas", señaló el Programa Mundial de Alimentos (PMA) en un comunicado.

"Los pronósticos de que el clima seguirá siendo caluroso y seco en las próximas semanas apuntan a otra mala cosecha en abril, lo que hace peligrar las vidas y los medios de subsistencia".

La producción de maíz, que es el alimento básico, cayó un 50 por ciento hasta 900.000 toneladas este año, según datos oficiales. El Gobierno ha dicho que planea importar 800.000 toneladas para compensar el déficit.

Ante el aumento de los precios de las semillas, los fertilizantes y los productos químicos, algunos agricultores han reducido la siembra durante la temporada agrícola de verano que comenzó en noviembre, según los sindicatos de agricultores.

La mayoría de los zimbabuenses viven en zonas rurales y sobreviven de la agricultura. Pero esta nación del sur de África sólo ha tenido un año de lluvias normales en los últimos cinco, según miembros del PMA.

El PMA dice que necesita 200 millones de dólares en la primera mitad del próximo año para poder ayudar a 4,1 millones de zimbabuenses.

El ministro de Finanzas Mthuli Ncube ha dicho que el Gobierno empleará 133 millones de dólares el próximo año en subsidios a la harina de maíz para mantener asequible el precio de los alimentos más consumidos.

La crisis económica ha provocado crecientes tensiones políticas, con la policía reprimiendo la disidencia, lo que ha llevado a la oposición a afirmar que Mnangagwa está volviendo a las duras tácticas que se emplearon bajo el último gobierno de Robert Mugabe.


(Información de MacDonald Dzirutwe; Editado por Larry King; Traducido por Darío Fernández en la redacción de Gdansk)