ONGs alertan que los festejos de egresados de la UBA ponen en peligro a la Reserva Ecológica

·3  min de lectura
La Reserva Ecológica está sufriendo el impacto ambiental de los desechos de los festejos de las graduaciones
Adriel Magnetti

En los últimos meses del año, cientos de estudiantes de la Universidad de Buenos Aires terminan sus carreras y festejan a lo grande. A pesar de la alegría que genera el tradicional recibimiento de los graduados con huevos, harina, serpentinas, bengalas, espuma y demás elementos, un grupo de organizaciones sin fines de lucro advirtió que este tipo de celebraciones están perjudicando al medio ambiente de la Reserva Ecológica de la Ciudad.

Los glaciares del Himalaya se derriten a un ritmo “excepcional”

“Los graduados parecen desconocer o ignorar que la zona en donde se llevan a cabo estos festejos es lindera a un área natural, la Reserva Ecológica Ciudad Universitaria-Costanera Norte (RECUCN), protegida por ley de la Ciudad de Buenos Aires desde el año 2012″, indicaron a través de un comunicado de prensa las cinco organizaciones denunciantes, Grupo de Educación y Conservación Ambiental, Si te recibís plantá un árbol nativo, Club de Observadores de Aves de la Reserva Ecológica Ciudad Universitaria-Costanera Norte, Centro de Estudiantes de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales-UBA, y Vivero Comunitaria de Ciudad Universitaria.

Todos los años, cientos de jóvenes de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires festejan su graduación y dejan toneladas de basura
Adriel Magnetti


Todos los años, cientos de jóvenes de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires festejan su graduación y dejan toneladas de basura (Adriel Magnetti/)

En este sentido, advirtieron que el suelo cubierto de papel picado adherido al huevo podrido que se descompone rápidamente produce “un olor putrefacto que inunda toda la zona”. Además, señalaron que esto no es lo peor de la contaminación. Desde hace algunos años, los especialistas descubrieron que las aves de la Reserva “tratan de picar la mezcla de harina y huevo y terminan consumiendo grandes cantidades de plásticos”.

La temible amenaza del “glaciar del Juicio Final” que podría desencadenar una catástrofe en solo cinco años

Por otra parte, hallaron que el murallón que delimita Ciudad Universitaria de la Reserva de 20 hectáreas acumuló grandes toneladas de basura como “botellas, latas de espuma, globos metalizados, carteles y pirotecnia usada, que quedan dispersos por el humedal -mal llamado ‘pantano’-, en una clara actitud de desprecio hacia este ecosistema y la Reserva que lo contiene”.

ONGs denuncian que estas celebraciones dejan una gran cantidad de basura que impacta en la flora y fauna del humedal
Adriel Magnetti


ONGs denuncian que estas celebraciones dejan una gran cantidad de basura que impacta en la flora y fauna del humedal (Adriel Magnetti/)

Según estudios realizados por especialistas durante el último tiempo, “la impactante cantidad de residuos está afectando gravemente a la fauna y flora del humedal”. Así, destacaron que los patos barcinos están nadando y viviendo entre la basura, al tiempo que la Jacana y el coipo deben esquivar las latas para poder llegar a la vegetación para alimentarse.

Frente a un panorama que preocupa de sobremanera a los expertos, las organizaciones mencionadas anteriormente decidieron llevar a cabo una protesta formal para que la Ciudad Autónoma de Buenos Aires tome cartas en el asunto para detener las celebraciones que se realizan en el sitio. En el comunicado difundido, hicieron hincapié en que la mayoría de las celebraciones corresponden a la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo.

De esta manera, a diferencia de años anteriores, las entidades denunciantes se organizaron para controlar el lugar y contener los festejos masivo. “No serían más de una veintena, mayormente estudiantes y graduados de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales que, con una cinta de peligro, carteles y árboles nativos, lograron alejar la celebraciones del área natural, y hasta conseguir que algunos opten por festejar plantando un árbol nativo”, destacaron.

Registran un nuevo récord de temperatura máxima en el Ártico de 38 °C

Por último, después de una década de mucho trabajo y organización comunitaria, la Reserva Ecológica pudo abrir sus puertas al público de manera oficial el pasado sábado 11 de diciembre. “Festejar de otra manera es posible, cuando lo que está en juego es cuidar lo que es de todos”, concluyó el comunicado.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.