ONG tunecinas piden a Europa el cese de presiones sobre el Gobierno de Túnez

Agencia EFE
·3  min de lectura

Túnez, 6 nov (EFE).- La sociedad civil tunecina denunció hoy la presión de los países europeos sobre el Gobierno de Túnez para aceptar la expulsión de sus nacionales en situación irregular y crear centros de retención en su territorio bajo pretexto de la lucha contra el terrorismo yihadista.

"Ciertos gobiernos europeos aprovechan el miedo ocasionado por los horribles crímenes cometidos por terroristas para deshacerse de migrantes sin papeles sin importar el derecho y la justicia", declararon en una carta abierta firmada por una veintena de organizaciones de derechos humanos y dirigida al ministro del Interior francés, Gérald Darmanin, actualmente de visita oficial en el país.

Asimismo mostraron su rechazo al reciente acuerdo firmado con el Gobierno de Italia para aumentar y acelerar la expulsión masiva de migrantes tunecinos llegados de forma clandestina a sus costas, más de 12.000 en lo que va de año, según las cifras oficiales del Ministerio del Interior italiano.

Si bien los vuelos de repatriación tenían una capacidad máxima de 80 plazas por semana, esta cifra podría haberse duplicado tras un acuerdo extraoficial cuyo detalles no han trascendido, criticaron las asociaciones.

Ante el aumento de las llegadas, las autoridades europeas ofrecieron el pasado mes de agosto al país magrebí una ayuda de 11 millones de euros en apoyo a la gestión de sus fronteras.

"Vuestra próxima visita está acompañada de amenazas contra los inmigrantes tunecinos en Francia, principalmente aquellos que esperan su regularización. Esta no puede concluirse con nuevas medidas que atentan contra los derechos humanos y las convenciones internacionales en defensa de los migrantes, refugiados y demandantes de asilo", aseguraron las ONG.

En este sentido, denunciaron el "castigo colectivo" hacia los migrantes tunecinos, en particular aquellos que se encuentran en situación irregular en suelo europeo, e instaron al Gobierno de Túnez a no firmar ningún nuevo acuerdo que ponga en peligro derechos como el de la libre circulación de las personas.

"Mostramos nuestro rechazo, con la misma determinación, a todos los discursos de odio propagados por ciertos responsables, fuerzas políticas y medios europeos contra los migrantes, así como las amalgamas inaceptables que señalan a la población musulmana o considerada como tal como culpables", añadió la misiva.

El ministro francés se desplazó este viernes a Túnez en una maratoniana visita diplomática de 72 horas en la que se reunirá además con las autoridades de Italia, Argelia y Malta con el objetivo de reforzar la cooperación en materia de lucha antiterrorista e inmigración ilegal.

Esta visita llega en un contexto marcado por el último atentado perpetrado en Francia contra una iglesia en Niza el pasado 29 de octubre en el que fueron asesinadas tres personas. El presunto autor del ataque es un joven tunecino de 21 años, Brahim Issaouis, que había llegado a Europa de forma clandestina a finales de septiembre a través de la isla italiana de Lampedusa.

Las autoridades italianas lo ficharon y lo trasladaron al puerto de Bari el 9 de octubre. Después de permanecer varias semanas en Italia, cruzó la frontera y entró a Francia días antes de cometer el atentado.

(c) Agencia EFE