ONG sueca cierra sus operaciones en Nicaragua por la ley de agentes extranjeros

Agencia EFE
·3  min de lectura

Managua, 16 dic (EFE).- La ONG sueca We Effect anunció este miércoles el cierre de sus operaciones en Nicaragua "con efecto inmediato" después de 35 años, debido a la polémica ley de regulación de agentes extranjeros.

"We Effect terminará sus operaciones en Nicaragua con efecto inmediato. La decisión es consecuencia de la nueva legislación que obliga a todas las personas y organizaciones que reciben financiamiento de organismos internacionales a registrarse como agentes extranjeros", explicó la secretaría general de We Effect, Anna Tibblin, en una declaración.

El pasado 15 de octubre, la mayoría sandinista de la Asamblea Nacional (Parlamento) aprobó esa controvertida ley, que establece multas, sanciones y autoriza a solicitar la intervención de bienes y activos, y la cancelación de la personalidad jurídica a las ONG si intervienen en "cuestiones, actividades o temas de política interna".

Esa ley clasifica como "agente extranjero" a las personas naturales o jurídicas nacionales o de otra nacionalidad "que respondiendo a intereses y obteniendo financiamiento externo utilicen esos recursos para realizar actividades que deriven en injerencia de Gobiernos, organizaciones o personas naturales extranjeras en los asuntos internos y externos de Nicaragua", según el texto.

Establece que los clasificados como "agentes extranjeros" no podrán participar en la vida política nacional, incluso si son nicaragüenses.

"Exactamente cómo se define una actividad política todavía no está muy claro", indicó Tibblin.

Las personas y organizaciones sujetas a la ley tienen hasta el 14 de enero de 2021 para registrarse.

LEY AFECTA LA COOPERACIÓN

"We Effect ha analizado la legislación y no ve que haya ninguna forma viable de evitar la registración, y al registrarse sería imposible para la organización realizar un trabajo pertinente de cooperación para el desarrollo en el país", señaló el organismo.

"Desafortunadamente no vemos otra opción que terminar nuestro trabajo en Nicaragua", agregó la secretaría general de We Effect, quien aseguró que "es con la mayor tristeza que tomamos esta decisión".

"We Effect lleva 35 años trabajando en el país y quisiera seguir apoyando a las y los campesinos de Nicaragua en su lucha contra el hambre y la pobreza", añadió.

La decisión significa que la oficina de Nicaragua va a cerrar y que los empleos de las colegas en el país lamentablemente se van a terminar, continuó.

La sede en Estocolmo ha encargado a la Oficina Regional, ubicada en Guatemala, que elabore urgentemente un plan de salida del país.

We Effect se convierte en la primera ONG extranjera que se retira de Nicaragua a causa esta ley, que se encuentra en vigor desde el 19 de octubre pasado.

MILLONARIO APORTE A PROGRAMAS SOCIALES

Entre 1996 y 2000, We Effect destinó a Nicaragua 17,3 millones de dólares, entre ellos 1,3 millones de dólares entre 2018 y 2019 para promover la expansión del modelo de vivienda cooperativa que se centra en la autodeterminación, la construcción conjunta y la propiedad colectiva.

En Nicaragua colaboraban con siete organizaciones locales que trabajan para erradicar la pobreza en las zonas más vulnerables del país, a las que se les destinaba cada año entre 600.000 y 800.000 dólares en concepto de apoyo a diferentes programas, según su dirigente.

Esa ley, promovida y aprobada por los gobernantes sandinistas, ha recibido el rechazo de Estados Unidos, el Parlamento Europeo, la oposición local y las ONG de Nicaragua.

ONG y movimientos políticos de Nicaragua han presentado recursos por inconstitucionalidad contra esa ley, bajo el argumento que viola los derechos humanos de los nicaragüenses.

(c) Agencia EFE