ONG promueve "aislamiento seguro" para enfermos covid en favela de Rio

Eugenia LOGIURATTO
·3  min de lectura

Con sus callejuelas estrechas y un gran flujo de personas, las favelas de Rio de Janeiro pueden no ser el lugar más propicio para aislar a los pacientes de covid-19.

Pero los miembros de una ONG local, Redes da Maré, implementaron un sistema de visitas a domicilio para mantener seguros a los vecinos contagiados, proporcionándoles atención médica, comida y kits de limpieza.

A bordo de una kombi blanca, Priscilla Ribeiro de Jesus comanda la entrega de viandas y cestas de higiene en una decena de direcciones por día en Maré, un conjunto de 16 favelas con 140.000 habitantes.

"Muchas personas no tienen dinero, durante la pandemia muchos comercios cierran y no tienen cómo trabajar. La cesta de higiene [con agua sanitaria, jabón, alcohol] y la comida pronta les ayuda bastante, porque a veces se sienten muy debilitados, no tienen ni cómo cocinarse", relata la joven entre una entrega y otra, zigzagueando el territorio plano entre casas apretadas y calles con un intenso movimiento.

Augusto do Nascimento, que comparte su casa con varios familiares, es uno de los vecinos que se ha anotado para recibir la ayuda del programa de "aislamiento seguro".

"Toda mi familia cayó enferma y de repente descubrí que yo también. [La cesta] me ayuda porque las personas quedan muy vulnerables. Me siento muy débil", dice a la AFP este hombre de 72 años.

El apoyo en salud que brinda Redes da Maré -con financiamiento estatal, de empresas privadas y donaciones-, incluye consultas de telemedicina y un centro de diagnóstico de covid-19, que funciona en un galpón semiabierto a la entrada de la favela.

Tras agendarse por una aplicación de celular, las personas acuden allí para realizarse un examen RT-PCR o uno de anticuerpos, muy escasos en los puestos de salud de la región.

"En las últimas semanas aumentó mucho la búsqueda de test, debido al alto número de muertos en el país. La población está más asustada", señala Everton Pereira da Silva, encargado de la unidad de diagnósticos.

De los 170 exámenes que practican por día (120 en este lugar y 50 con una unidad ambulante), un 18% resulta positivo, explica Silva.

"Estamos igual que en julio, agosto pasado, el peor momento hasta ahora. Pero la perspectiva es que a partir de ahora se torne el peor momento", admite.

- Difícil estadística -

Brasil superó esta semana la marca de 300.000 muertos, en medio de una segunda ola que está presionando los hospitales de todo el país.

Rio de Janeiro es uno de los estados más afectados, con 35.000 fallecidos.

Pero no existe un conteo preciso sobre la situación en las favelas.

El dato más aproximado es del "Painel Unificador Covid-19 nas Favelas", lanzado por una red de movimientos sociales y coordinado por la organización Comunidades Catalisadoras (ComCat), que contabiliza hasta el momento 3.604 fallecidos y 34.000 casos confirmados.

Pero el portal, que combina los escasos datos públicos disponibles con información recabada por agentes y organizaciones en el terreno, no abarca todas las favelas de la ciudad.

Cerca del 20% de los 6,7 millones de habitantes de Rio viven en favelas, según datos oficiales.

mel/js/mls