ONG, esperanza de sectores en olvido durante pandemia

·5  min de lectura

Alexis Ortiz

CIUDAD DE MÉXICO, enero 31 (EL UNIVERSAL).- Han pasado 11 meses desde el inicio de la epidemia del Covid-19 en México, pero en todo ese tiempo algunas organizaciones sociales no dejaron de apoyar a sectores de la sociedad que quedaron en situación de vulnerabilidad frente al embate del virus.

El impacto del Covid-19 ha ido más allá de las más de 150 mil personas fallecidas por la enfermedad. El año pasado se perdieron millones de empleos; los trabajadores de sectores esenciales pusieron en riesgo su salud y muchas personas se vieron imposibilitadas de acatar las medidas sanitarias por el rezago socioeconómico en el que ya vivían.

Frente a este panorama, asociaciones como Ya Respondiste, Justicia Covid y El Caracol llevan meses ayudando de distintas maneras a personas afectadas.

Ayudan al personal médico

Joanne Joloy del Moral es médica cirujana y trabajó por seis años en hospitales; sin embargo, al darse cuenta de las carencias sociales de los mexicanos decidió crear la fundación Ya Respondiste y un comedor rodante, con el cual lleva alimentos balanceados a personas que permanecen en las salas de espera de diferentes hospitales públicos.

A raíz del Covid-19, la organización dio un giro a sus actividades y también comenzó a entregar comida a trabajadores de la salud de la Ciudad de México y el Estado de México, además de regalar insumos de protección como caretas y cubrebocas a personal médico de distintos estados que trabaja en zonas Covid.

Según Ya Respondiste, desde el pasado mes de abril 357 mil doctores, enfermeras, empleados de limpieza y mantenimiento de 26 hospitales han sido beneficiados. Por ahora, la ONG sigue brindando estos apoyos en 14 instituciones médicas.

Gracias a su formación médica y experiencia profesional, Joanne conoció de primera mano las necesidades de los trabajadores de la salud. Fue así como la asociación Ya Respondiste comenzó a enviar por Estafeta equipo de protección a los hogares de los médicos, y en el caso de los alimentos, estos son entregados a solicitud de cada hospital.

“Al tener contacto directo con personal interno del hospital, todas las semanas nos notifican cuáles son sus necesidades reales y eso es muy importante para nosotros, porque no llegamos a llenar sus bodegas para que los alimentos se echen a perder, sino que actualizamos las necesidades y en eso nos enfocamos”, señaló la doctora Joanne.

El 29 de enero el equipo de Ya Respondiste acudió al Hospital General Dr. Gustavo Baz Prada, en Nezahualcóyotl, Estado de México, donde entregó galletas, semillas, atún, barras integrales, líquidos hidratantes y café.

Defienden a vulnerables

Entre abril y mayo de 2020 se conformó Justicia Covid, una red de 260 abogados de 70 firmas de todo el país que defiende de manera gratuita a personas que sufrieron alguna vulneración a sus derechos en medio de la epidemia de Covid-19.

Los abogados, especializados en distintas áreas del Derecho, han firmado un código de ética para que nadie lucre con los casos que defiende. Algunos asuntos están relacionados con acceso a medicinas y tratamientos, resguardo domiciliario para quienes necesitan quedarse en casa e incluso se han emprendido acciones legales para que menores de edad obtengan una televisión e internet para tomar sus clases.

Luis Javier Calderón, abogado de Justicia Covid, señaló que las personas defendidas por el colectivo son de escasos recursos y los casos se aceptan hasta su conclusión. De igual forma, compartió que hasta ahora se han interpuesto más de 250 amparos para proteger garantías y 3 mil 800 personas se han visto beneficiadas.

Sobre la experiencia que ha tenido con la impartición de justicia en la epidemia, Luis Javier indicó: "Tengo una experiencia negativa, encontramos muchas resistencias, desde la orientación del gasto público hasta lo que parece ser un mandato generalizado para combatir todas estas peticiones de acceso a la justicia por parte de particulares".

Atienden a poblaciones en situación de calle

Dentro de las organizaciones sociales que han brindado ayuda en la epidemia se encuentra El Caracol, una asociación civil con 27 años de experiencia que atiende a uno de los sectores más invisibles del país: las personas en situación de calle.

Enfundados en un traje rojo, con garrafas de agua, jabón, cubrebocas y gel antibacterial, ocho integrantes de El Caracol han recorrido, en equipos de dos personas, distintas zonas de la Ciudad de México para proveer de insumos sanitarios a más de 2 mil ciudadanos en situación de calle.

Luis Enrique Hernández, director de esta ONG, explicó que sus actividades comenzaron en marzo, cuando recibieron capacitación de epidemiólogos y salieron para informar en la calle sobre la manera en la que se contagiaba el Covid-19.

Sin embargo, al ver que las personas en esta condición no estaban consiguiendo alimentos porque todo estaba cerrado, El Caracol decidió entregar despensas de dos tipos: unas con alimentos para quienes podían cocinar en una fogata, o regalaban alimentos empaquetados que se podían consumir rápidamente.

Luis Enrique comparte que este sector de la población ha sufrido violencia y discriminación por parte de los mexicanos. Relata que al principio de la epidemia algunas personas lanzaban agua con cloro a quienes viven en la calle por la falsa creencia de que son un foco de infección.

"La población callejera tiene tres grandes elementos que la colocan en riesgo: la vida en la calle los mantiene con una condición de salud diferente a la de cualquier ciudadano; dormir a la intemperie, lo primero que ataca es el área respiratoria; por último, tienen difícil acceso a los servicios de salud porque ahí viven una discriminación histórica, no les dan acceso a los hospitales", dijo Luis Enrique.