ONG española rescata a 372 personas en el Mediterráneo

·2  min de lectura
Un migrante es rescatado por miembros de la ONG española Open Arms en el mar Mediterráneo la madrugada del domingo 18 de septiembre de 2022. (Foto AP/Petros Karadjias) (ASSOCIATED PRESS)

A BORDO DEL BARCO OPEN ARMS UNO (AP) — La ONG española Open Arms rescató a 372 personas que buscaban cruzar el Mediterráneo central hacia Europa en botes de contrabandistas que no estaban en condiciones de navegar y recuperó el cadáver de un hombre baleado por traficantes, dijeron las autoridades el domingo.

El barco de rescate Open Arms Uno permanecía en el mar y busca un puerto seguro para las personas rescatadas, incluidas algunas que necesitan atención médica y muchas que sufren deshidratación, dijo Laura Lanuza, vocera de Open Arms. La ONG ha hecho al menos dos solicitudes a Malta.

En total, el barco realizó tres rescates en 24 horas. En el mayor rescate, el Open Arms recogió a 294 personas, en su mayoría egipcios, de una barcaza abarrotada en aguas del sur de Malta en una operación nocturna que duró casi cinco horas antes del amanecer del domingo. Los rescatados dijeron que estuvieron a la deriva durante cuatro días.

El barco repleto fue avistado por pilotos voluntarios que peinaban el Mediterráneo en busca de personas en peligro, y una foto mostraba sus cubiertas repletas de personas que pedían ayuda.

Antes, el Open Arms rescató a 59 inmigrantes de Siria, Egipto, Sudán y Eritrea, entre ellos 10 menores, de una plataforma petrolera en aguas internacionales cerca de Túnez. En el endeble bote de los contrabandistas seguía el cuerpo envuelto de un migrante baleado por contrabandistas en la costa, dijo Lanuza.

“Los contrabandistas obligaron a la gente a llevarse el cadáver. Pasaron un día más o menos en el mar y lo guardaron hasta que fueron rescatados”, dijo Lanuza.

El sábado por la mañana, Open Arms rescató a 19 personas de un bote de goma frente a Libia; 16 personas eran de Siria.

Un fotógrafo de The Associated Press a bordo del Open Arms dijo que durante cada rescate, personas desesperadas se arrojaban al agua, lo que complicaba la operación.