ONG española rescata a 372 migrantes en el Mediterráneo

·2  min de lectura
EUROPA-MIGRANTES (AP)
EUROPA-MIGRANTES (AP)

La organización benéfica Open Arms rescató a 372 personas que intentaban cruzar el Mediterráneo central hasta Europa en embarcaciones inseguras y recuperó el cadáver de un hombre que había sido baleado por contrabandistas, según indicó la organización el domingo.

El barco de rescate Open Arms Uno seguía en el mar y buscaba un puerto seguro para las personas rescatadas, entre las que había algunas que necesitaban atención médica y muchas que sufrían deshidratación, dijo Laura Lanuza, vocera de Open Arms. Habían hecho al menos dos peticiones de puerto seguro en Malta, añadió.

En total, el barco realizó tres rescates en 24 horas. En la operación más grande se recogieron 294 personas, en su mayoría egipcias, que viajaban en una barcaza sobrecargada en aguas al sur de Malta. La maniobra requirió cinco horas antes del amanecer del domingo. Las personas rescatadas dijeron llevar cuatro días en el mar.

La embarcación había sido avistada por pilotos voluntarios que sobrevuelan el Mediterráneo para buscar personas que necesiten ayuda, y una foto mostraba sus cubiertas llenas de gente que hacía gestos para pedir auxilio.

El Open Arms había rescatado antes a 59 migrantes de Siria, Egipto, Sudán y Eritrea, entre ellos 10 menores, de una plataforma petrolífera a la que habían llegado en aguas internacionales cerca de Túnez. En la endeble embarcación de contrabandistas permanecía el cuerpo envuelto de un migrante que había sido baleado en tierra por los contrabandistas, dijo Lanuza.

“Los contrabandistas obligaron a la gente a llevarse el cuerpo con ellos. Pasaron un día o así en el mar y conservaron el cuerpo hasta que fueron rescatados”, dijo Lanuza.

El sábado por la mañana, el barco rescató a 19 personas de un bote de goma en aguas internacionales cerca de Libia. Entre ellos había 16 sirios.

Un fotógrafo de Associated Press a bordo de la embarcación dijo que todos los rescates se habían visto complicados porque la gente desesperada se lanzaba al agua.