ONG advierte de nuevos cuarteles de la GN en Chiapas

·2  min de lectura

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., septiembre 19 (EL UNIVERSAL).- En Chiapas se tiene planeado "concluir" la construcción de 24 cuarteles de la Guardia Nacional (GN), de 500 en el país, afirmó el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé las Casas (Frayba).

El conjunto de cuarteles contará con "3 mil 522 efectivos", de los 223 mil que forman esa institución, "y distribuidos" en 266 coordinaciones regionales a nivel nacional", indicó la ONG con sede en San Cristóbal de las Casas.

El Frayba refirió que los cuarteles han sido instalados en territorios de pueblos originarios que se oponen "al despojo" de sus espacios de vida, a través de megaproyectos gubernamentales, como el Tren Maya, el corredor interoceánico, la refinería Dos Bocas o la infraestructura carretera que los conectan.

La organización defensora dijo que es preocupante la reciente aprobación de las reformas en seguridad, porque "vulneran" los procesos de construcción de paz de los pueblos, comunidades y colectivos.

En un comunicado hizo un llamado "para caminar en la construcción de un modelo de seguridad distinto que impulse soluciones al ambiente de violencia en Chiapas y el país".

La militarización, a juicio del Frayba, aumenta la violencia y "perpetúa" las violaciones a derechos humanos y a los territorios de los pueblos.

Más aún, aseguró, las Fuerzas Armadas en Chiapas han servido como "elementos coercitivos" que buscan desmovilizar a pueblos y comunidades que defienden su tierra y territorio.

Peor todavía, recalcó, con "la remilitarización actual" de Chiapas, se ha intensificado el tráfico y consumo de drogas, además, persisten las desapariciones y los homicidios.

Por el impacto de la violencia hay comunidades agredidas y obligadas a desplazarse; en otras se han impuesto "toques de queda" por grupos criminales y zonas de silenciamiento.

Con ello, apuntó el Frayba, el gobierno federal ignora lo señalado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Ambos organismos, puntualizó, han expresado preocupación por el rol de las Fuerzas Armadas en el tema de seguridad pública y exhortado al Estado mexicano a cambiar "el enfoque militarizado" de la seguridad.