Una ONG acusa a Corea del Norte de institucionalizar el abuso sexual a menores

Por Hyonhee Shin

Por Hyonhee Shin

SEÚL, 27 nov (Reuters) - Los niños y niñas norcoreanos están "en constante peligro" de sufrir abusos sexuales y de padecer el consiguiente estigma social sin tener la oportunidad de buscar protección legal, dijo el miércoles un grupo de derechos humanos establecido en Seúl.

Activistas del Grupo para la Reunificación de Corea (PSCORE, por sus siglas en inglés) entrevistaron a más de 200 jóvenes norcoreanos y norcoreanas que habían huido para instalarse en la acaudalada y democrática Corea del Sur y realizar un estudio sobre el maltrato infantil doméstico, en la escuela y en instalaciones estatales, como campos de prisioneros y orfanatos.

En un informe de 195 páginas, "Violencia Inevitable: Agresión Infantil en Corea del Norte", el grupo describió el abuso sexual como "institucionalizado y ampliamente aceptado como parte normal de la vida".

"Los niños y niñas corren siempre peligro de ser acosados sexualmente y no tienen ningún recurso legal a su disposición", dice el informe.

En la escuela, por ejemplo, los profesores son "en la mayoría de los casos los agresores" que podrían acosar físicamente a las alumnas y hacer comentarios abiertamente lascivos.

En uno de los casos, una huida de unos 20 años testificó que su profesor dijo durante una clase que una de las estudiantes debía tener "mayor aguante para las relaciones sexuales" porque tenía la piel más oscura.

Otro huida, que se convirtió en vendedora a los 14 años para ganarse la vida, dijo que había tenido dificultades para evitar que los hombres tocaran sus pechos y nalgas mientras viajaba al mercado en autobuses y trenes.

Un día vio a un extraño violar a una mujer tumbada a su lado, en una habitación oscura de una pensión que decenas de personas compartían debido al fallo de un tren, pero su tía, que dormía cerca, la obligó a guardar silencio para "evitar problemas".

La recopilación de información en Corea del Norte es notoriamente difícil, y Reuters no pudo verificar las declaraciones de las huidas. Corea del Norte ha considerado falsas con anterioridad las críticas sobre las violaciones de derechos humanos, que argumenta están destinadas a derrocar su régimen.

El año pasado, el Observatorio de Derechos Humanos también informó sobre el abuso sexual "endémico" en Corea del Norte, basándose en entrevistas a unos 100 desertores, aunque reconoció que su encuesta era demasiado limitada para proporcionar una muestra generalizada.

PSCORE dijo que los abusos generalizados suponen una vulneración de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, de la cual Corea del Norte es signataria. Los investigadores de la ONU también han criticado las violaciones de los derechos humanos en Corea del Norte, incluido el uso de campos de prisioneros políticos donde se llevan a cabo ejecuciones, violaciones y hambrunas forzosas.

"La falta de respuesta del Gobierno cristaliza la noción de que el abuso sexual infantil es tolerado, y resulta en la estigmatización social desenfrenada que impide a las víctimas denunciar su abuso", dijo PSCORE.



(Información de Hyonhee Shin; editado por Alison Williams; traducido por Laura Hijón en la redacción de Gdansk)