La OMS no reconoce “deltacron” como una variante del SARS-CoV-2

·3  min de lectura

Desde que un investigador chipriota anunciara el 7 de enero de 2022 la existencia de “una nueva variante” del virus que causa el covid-19, bautizada “deltacron”, se multiplicaron las publicaciones en medios de comunicación y redes sociales que advierten sobre la llegada de la supuesta combinación de las variantes delta y ómicron del SARS-CoV-2. Sin embargo, esto fue rechazado por la OMS, que confirmó a la AFP que no se la considera una nueva variante.

Deltacron la nueva variante. 25 casos se han reportado hasta el momento”, reza una de las publicaciones que circulan en Facebook (1, 2, 3), Instagram y Twitter. “DELTA Y ÓMICRON SE UNEN, SURGE NUEVA VARIANTE ‘DELTACRON’”, advierte otra.

Este anuncio también fue ampliamente difundido en medios de comunicación (1, 2).

También se viralizó en inglés, portugués y francés.

Captura de pantalla realizada el 11 de enero de 2022 de una publicación en Facebook

Actualmente hay personas infectadas tanto por ómicron como por delta, y hemos descubierto una variante que combina las dos”, dijo el 7 de enero el virólogo chipriota Leondios Kostrikis a un canal de televisión local.

A partir de esto, medios de comunicación internacionales se hicieron eco del anuncio y del nombre que los investigadores dieron entonces a la “variante”: deltacron, que sería una mezcla entre delta, que dominó la pandemia durante buena parte de 2021, y ómicron, que apareció a finales de 2021 y elevó rápidamente los contagios por el SARS-CoV-2 a cifras récord.

Pero, lejos de estar probada, la supuesta combinación entre las dos variantes es una hipótesis, foco de debate entre expertos y la más reciente de una serie de alardes mediáticos desde el ascenso meteórico de la variante ómicron.

Algo similar había sucedido con “flurona”, a partir del caso de una mujer en Israel que contrajo al mismo tiempo los virus de la gripe y del covid-19, que también fue interpretado y divulgado erróneamente en redes sociales y en medios de comunicación como una “nueva variante” del SARS-CoV-2.

Sin embargo, el 10 de enero Maria Van Kerkhove, responsable de la gestión de la pandemia en la Organización Mundial de la Salud (OMS), tuiteó: “No usemos palabras como deltacron, flurona o flurone. Por favor. Estas palabras implican combinación de virus/variantes y esto no está ocurriendo. ‘Deltacron’ es una probable contaminación durante la secuenciación [...]”.

Para nombrar las variantes del virus causante del covid-19, la entidad ha convenido utilizar el alfabeto griego.

Consultada por AFP Factual, la OMS confirmó el 13 de enero de 2022: “No, deltacron no es una nueva variante”. Y reiteró el pedido de no usar ese término: “Esas palabras implican una combinación de variantes y eso no está sucediendo”.

Contaminación

El 8 de enero pasado, Thomas Peacock, virólogo del Departamento de Enfermedades Infecciosas del Imperial College de Londres, ya había asegurado quelas secuencias chipriotas de 'Deltacron' reportadas por varios grandes medios de comunicación parecen ser claramente una contaminación”.

Previamente, el 21 de diciembre de 2021, Peacock había tuiteado: “Numerosos informes de secuencias de Ómicron con mutaciones similares a Delta (por ejemplo, P681R o L452R). Aunque un subconjunto de estos podría terminar siendo real, la gran mayoría probablemente resultará ser contaminación o coinfección. No hay señales claras de algo real o malo (todavía)”.

La OMS explicó a AFP Factual que existen posibilidades de contaminación de las muestras durante la secuenciación y detalló: “Al principio de ómicron vimos muestras de ómicron que se contaminaban con delta y ahora [vemos] cada vez más lo opuesto”.

El epidemiólogo francés Arnaud Fontanet descartó la hipótesis del surgimiento de una variante combinada de delta y ómicron. “Todo el tiempo surgen variantes", dijo el 10 de enero a la cadena francesa BFMTV/RMC. Pero añadió que en los últimos días no se había identificado “ninguna variante que se considerara preocupante”.

El 9 de enero, en respuesta a estas críticas, Kostrikis insistió y, en declaraciones a Bloomberg, dijo que los casos identificados en Chipre “indican una presión evolutiva para que una cepa ancestral adquiera estas mutaciones y no un resultado de un único evento de recombinación" y calificó de “declaraciones infundadas” a las que aseguran que “deltacron” es el resultado de un error técnico.

Variantes preocupantes

Hasta el momento de publicación de esta verificación, “deltacron” no figuraba en el grupo de cinco “variantes preocupantes” del SARS-CoV-2 en el registro de la OMS.

Según el organismo, una variante es incluida en esta categoría cuando genera “un aumento de la transmisibilidad o cambio perjudicial en la epidemiología” del covid-19, un “aumento de la virulencia o cambio en la presentación clínica de la enfermedad” o la “disminución de la eficacia de las medidas sociales y de salud pública o de los medios de diagnóstico, las vacunas y los tratamientos disponibles”.

Esta verificación se ha realizado a partir de la información científica y oficial disponible en la fecha de esta publicación.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.