Para la OMS, las dosis de refuerzo pueden alargar la pandemia, pero por el reparto dispar de vacunas

·2  min de lectura

“La OMS afirma que la dosis de refuerzo puede prolongar la pandemia”, dice un mensaje compartido cientos de veces desde fines de 2021, en momentos en que en muchos países están aplicando terceras dosis y en algunos, cuartas. Pero esta declaración, del director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom, fue sacada de contexto: el funcionario se refería a que para acabar con la pandemia es necesario priorizar una distribución equitativa de vacunas en todo el mundo.

Este mensaje circula en varios formatos en Facebook (1, 2), Twitter (1, 2) y sitios web. “La OMS acaba de afirmar que una tercera dosis podría crear más variantes y así prolongar la pandemia, pero eso es justo lo que busca la élite criminal que la maneja, por lo que hará oídos sordos a lo que la OMS señala”, se lee en una de las entradas.

Contenidos similares fueron replicados en medios de comunicación (1, 2).

Captura de pantalla de un tuit realizada el 11 de enero de 2022 ( Juan-Laptop)

Publicaciones similares circulan en portugués, inglés e italiano.

Una búsqueda por palabras clave en Google limitada a los últimos días de diciembre de 2021 permitió dar con una conferencia de prensa de la OMS del 22 de diciembre, en la que Adhanom se refirió a las dosis de refuerzo y mencionó las conclusiones más recientes del comité de expertos en políticas de inmunización de la OMS (SAGE).

“Hoy [el SAGE] concluyó que el foco de la inmunización debe seguir siendo el reducir las muertes y la enfermedad grave y expresó su preocupación por que los programas de refuerzo indiscriminados exacerben la desigualdad en las vacunas. Alrededor del 20% de todas las dosis administradas diariamente corresponden actualmente a refuerzos o dosis adicionales”, dijo el director de la OMS.

Y continuó con la frase que luego se viralizó: “Estos programas de refuerzo indiscriminados incluso podrían prolongar la pandemia en vez de acabar con ella”. Sin embargo, inmediatamente después explicó que esto podría darse “al desviar las dosis disponibles a países con altas tasas de vacunación, brindando así al virus más posibilidades de propagarse y mutar" en otros territorios sin cobertura vacunal.

Además, sostuvo que la prioridad debe ser que todos los países logren inmunizar al 40% de su población lo más rápido posible.

"Es importante recordar que la gran mayoría de hospitalizaciones y muertes han sido de personas no vacunadas", insistió, añadiendo que "las vacunas (actuales) son eficaces tanto contra la variante delta como contra la ómicron", como reportó la AFP.

Ningún país podrá superar la pandemia con vacunaciones de refuerzo y estas no significan una luz verde para celebrar como lo habíamos previsto", indicó también en la rueda de prensa.

De acuerdo con el SAGE, hasta el 22 de diciembre de 2021, al menos 126 países ya dieron instrucciones para administrar una dosis de refuerzo y 120 de ellos ya comenzaron las campañas en este sentido. Se trata en su mayoría de países ricos o de ingresos medios, y "ningún país pobre ha desarrollado aún un programa de refuerzo", señaló en el comunicado.

Chile, Brasil e Israel son algunos de los países que ya han comenzado a aplicar las cuartas dosis a sus ciudadanos.

"Los esfuerzos de inmunización deben seguir centrándose en la reducción de muertes y de los casos más graves y en la protección del sistema sanitario", sostuvo el comité en sus conclusiones.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.