Omar Perotti se distancia de la ofensiva de la Casa Rosada contra la Corte Suprema

Los jueces de la Corte Suprema Juan Carlos Maqueda y Carlos Rosenkrantz, el gobernador Omar Perotti; el presidente de la Corte, Horacio Rosatti, y la vicedecana de la Facultad de Derecho de Rosario, Araceli Diaz
Los jueces de la Corte Suprema Juan Carlos Maqueda y Carlos Rosenkrantz, el gobernador Omar Perotti; el presidente de la Corte, Horacio Rosatti, y la vicedecana de la Facultad de Derecho de Rosario, Araceli Diaz - Créditos: @Prensa Gobierno de Santa Fé

ROSARIO.-Desde que llegó a la gobernación en Santa Fe, Omar Perotti decidió mantener autonomía a la hora de alinearse con el presidente Alberto Fernández, no sólo a la hora del armado electoral –en las últimas elecciones acordó con Cristina Kirchner- sino frente a decisiones que debía apoyar y políticas de Estado. En este nuevo capítulo de tensión con la Corte Suprema de la Nación, tras el pedido de juicio político que promovió el Presidente, Perotti se volvió a mantener al margen y decidió no participar de las reuniones con sus pares para elaborar una estrategia de respaldo al Poder Ejecutivo.

Dos ministros de la Corte Suprema, como Horacio Rosatti, presidente del máximo tribunal, y Ricardo Lorenzetti, son de Santa Fe y mantienen una buena relación con el gobernador. La estrategia que usó Perotti y miembros de su gabinete fue plantear sus reclamos por un mejor reparto de los fondos a nivel de coparticipación pero a la vez, el propio gobernador, consideró que hay que respetar los fallos judiciales. “Uno no puede estar a favor de un fallo cuando lo favorece y en contra cuando hay alguno que no le gusta”, apuntó.

El juicio a la Corte hace peligrar el blanqueo y las leyes económicas que Massa enviará al Congreso

Más allá del fallo a favor del distrito que gobierna Horacio Larreta, Perotti se mostró crítico con los beneficios que recibe la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. “El centralismo hizo mucho mal a Argentina”, señaló, y sostuvo que “el AMBA es una aspiradora de recursos sobre todo el territorio productivo del país y en particular del interior”. “La discusión la quiero tener plenamente, en el costo de la energía, combustible, transporte y gas”.

Sería una contradicción para el gobernador de Santa Fe respaldar el juicio político contra Rosatti cuando la provincia obtuvo un fallo a favor de la Corte Suprema de la Nación después de 14 años de trámite judicial, por un reclamo sobre la detracción de los fondos de coparticipación. Después de varias idas y vueltas, en octubre pasado, el gobernador santafesino firmó un acuerdo con el ministro de Economía, Sergio Massa, para que la Nación empiece a abonar la deuda de 151.873 millones de pesos en títulos públicos.

Más allá de este caso en particular, Perotti está cada vez más alejado de la Casa Rosada. En el gobierno señalan, en realidad, que el que se distanció con sus decisiones es la administración nacional. Perotti nunca formó parte del núcleo de confianza ni cercano a Alberto Fernández, pero a medida que comenzó a acercarse el cronograma electoral decidió despegarse aún más.

Perotti no tiene una dependencia extrema de los fondos de la Nación por fuera de la coparticipación porque generó un colchón de dinero en Santa Fe que le valió fuertes críticas de la oposición. La disciplina fiscal extrema del ministro de Economía, Walter Agosto, provocó que la provincia tenga un superávit de 17.000 millones de pesos, que se presume será usado en la campaña electoral en la gestión de obra pública.

Omar Perotti junto a los jueces de la Corte Suprema, el año pasado, en Rosario
Omar Perotti junto a los jueces de la Corte Suprema, el año pasado, en Rosario

El senador Roberto Mirabella, uno de los dirigentes más cercanos a Perotti, señaló, en diálogo con LA NACION, que “era el momento apropiado, a partir de este fallo, de discutir a nivel integral el reparto de los fondos de coparticipación, algo que no ocurrió ni tampoco ocurrirá a corto plazo”. El legislador se quejó de que “siempre en la agenda gire en torno de CABA y la provincia de Buenos Aires. Es como si el resto del país no existiera. Por ejemplo, los legisladores de Santa Fe de distintos colores políticos acordaron impulsar la reforma judicial del fuero federal para enfrentar el problemas del narcotráfico y la violencia en Rosario y nunca se pudo tratar en el recinto este año. Parece que a nadie le interesa lo que ocurre en esa ciudad, donde se está dando un fenómeno de violencia asociada al terrorismo narco”.

Antes de que terminara el año, el gobierno provincial anunció un plan de obras de infraestructura para el Gran Rosario de 50.000 millones de pesos, que incluye, entre otros proyectos, la construcción de 1464 nuevas viviendas para esta ciudad. La obra más costosa será la finalización con fondos propios de la nueva terminal aeroportuaria Islas Malvinas, ubicada en Rosario, con 12.000 millones, luego de estar paralizada más de dos años.

Distanciamiento

El distanciamiento entre Santa Fe viene de menor a mayor: a fines de noviembre pasado, con críticas a la agenda que acordó el bloque del Frente de Todos (FdT) en la Cámara de Diputados de la Nación, Mirabella se bajó de una sesión convocada para discutir una larga lista de temas, entre ellos la moratoria jubilatoria y la creación de ocho nuevas universidades estatales, que finalmente cayó por falta de quórum.

A diferencia de otros distritos, Santa Fe, como Córdoba, cuyo gobernador Juan Schiaretti es un aliado del santafesino, tiene capacidad de cierta autonomía económica para desmarcarse a nivel político. Esta postura provocó roces internos en el peronismo, sobre todo en sectores más afines a la Casa Rosada.

Perotti y Schiaretti comandan dos territorios complicados para el kirchnerismo.
Perotti y Schiaretti comandan dos territorios complicados para el kirchnerismo - Créditos: @Gentileza Gobernación de Córdoba

El diputado nacional Eduardo Toniolli, del Movimiento Evita, fue uno de los que salió a cuestionar la postura del gobernador santafesino. El legislador apoyó el juicio a la Corte Suprema y lamentó la decisión del mandatario santafesino de no acompañar la iniciativa impulsada por el presidente Alberto Fernández junto a varios gobernadores. Y calificó como “contradictoria” la decisión del mandatario de no acompañar el pedido de juicio político a la Corte Suprema de Justicia.

“Es contradictorio el silencio de Omar Perotti frente al pedido de Juicio Político porque es una persona a la que hay que reconocerle su lucha por el federalismo”, señaló el diputado nacional.