Omar Narváez busca despertar al bate tras mala campaña

STEVE MEGARGEE
·2  min de lectura
ARCHIVO.- Foto del 22 de agosto del 2020 Omar Narváez de los Cerveceros de Milwaukee prota una camiseta con la leyenda "Black Lives Matter en una sesión de bateo en el juego ante los Piratas. El domingo 21 de febrero del 2021. Narváez no culpa a la acortada temporada 2020 por su baja de juego y ahora dice estar listo para recuperarse. (AP Photo/Keith Srakocic, File)

El receptor Omar Narváez, de los Cerveceros de Milwaukee, se rehúsa a culpar de sus problemas de bateo del año pasado a las inusuales circunstancias de una temporada acortada por la pandemia.

“Todo se salió de control”, admitió el venezolano el domingo, en el centro de prácticas de primavera del equipo en Phoenix. “Para mi, creo que no hay excusas. Fue una temporada corta. Todos hablan de eso. Siento que siendo un profesional no puedo tener excusas. No me fue bien”.

Narváez, de 29 años, llegó a Milwaukee con la reputación de ser un bateador de calidad y sin habilidad defensivamente. Sin embargo, fue lo opuesto en su primera campaña en la Liga Nacional después que los Cerveceros lo adquirieron proveniente de los Marineros de Seattle en diciembre de 2019.

Su promedio de bateo se desplomó de .278 en 2019 a .176 el año pasado. Su promedio de embasado cayó de .353 a .292, mientras que su porcentaje de embasado más slugging se hundió de .813 a .562.

Tras tener 22 jonrones en 132 duelos en 2019, conectó tan solo dos en 40 juegos el año pasado.

El entrenador de bateo Andy Haines indicó que Narváez fue uno de muchos bateadores que se presionaron demasiado debido a la acortada temporada.

“Lo podías ver intentando hacer demasiado”, admitió Haines. “No hablo sólo de Omar, sino sobre muchos bateadores que observaba, que literalmente estaban intentando tener una buena temporada con cada bateo. El béisbol no se puede jugar así. Si el béisbol nos envía un recordatorio de que no puede jugarse de esa manera, lo hizo con fuerza en el 2020”.

Narváez coinciden en que no abordó el plato de la forma correcta la campaña pasada.

“Sólo le estaba abanicando a todo”, afirmó Narváez. “Me puse en la situación incorrecta de intentar pegarle a la pelota. Ese es uno de los ajustes que estoy realizando esta pretemporada. Me voy a apegar a eso durante la temporada”.

Sus errores de bateo eclipsaron el enorme avance que mostró detrás del plato, lo que había sido una de sus mayores debilidades.

Y ahora llega a una nueva temporada listo para remontar.