Se olvidan del Covid-19 y de medidas sanitarias

·2  min de lectura

VILLAHERMOSA, Tab., noviembre 14 (EL UNIVERSAL).- Los habitantes de Tabasco pasaron de una tragedia a otra. Primero más de 35 mil personas se contagiaron de Covid-19 y, cuando este problema empezó a disminuir, las intensas lluvias provocaron inundaciones en 13 municipios.

La emergencia por el desbordamiento de ríos y el desfogue de presas puso en alerta a los tabasqueños, quienes desde el mes de octubre han luchado por salvar su propia vida e impedir que el agua destruya sus pertenencias.

La preocupación por las inundaciones ahora es mayor a la del coronavirus. Esto se observa en las calles y en los albergues temporales de Villahermosa y el municipio de Centro, donde la gente olvidó el cubrebocas, la careta, los goggles y otros protectores.

"Con esto de la inundación a muchas personas se les olvidó [usar el cubrebocas], estaban a las prisas y salieron levantando sus cosas (...) llevamos cinco días entre el agua y las autoridades no les han dicho nada [a las personas sobre el uso del cubrebocas]", señaló María de los Ángeles, habitante de la colonia Gaviotas Sur, en Villahermosa.

En esa colonia las calles de asfalto ahora son ríos. Ahí se ve pasear a la gente que permanece en las zonas afectadas, sale a realizar sus compras o platicar con sus vecinos.

Unos portan cubrebocas, pero otros tantos lo dejan en su casa con el argumento de que así no se sofocarán con el calor y la humedad.

También durante el día es común ver a gente repartiendo comida, mientras que los damnificados se arremolinan sobre los alimentos a gritos y empujones.

La relajación de las medidas sanitarias ya tuvo sus consecuencias: sólo el 12 de noviembre pasado, la Secretaría de Salud de Tabasco confirmó 113 casos de coronavirus, una cifra que no se había visto desde el 7 de octubre.

Asimismo, entre el 9 y 12 de noviembre se registró una tendencia al alza en los contagios, según información oficial, siendo el municipio de Centro el más afectado hasta ahora.

Sumado a esto, hace dos días el subsecretario de Salud Pública, Leopoldo Gastelum, reconoció un incremento en los contagios y hospitalizaciones por este virus.

Según el subsecretario de Salud, hasta el 12 de noviembre se habían registrado 10 casos en albergues provisionales. EL UNIVERSAL buscó una entrevista con autoridades estatales para tener información al respecto, pero al cierre de la edición no respondieron.