Olavarría: ocupación casi completa en el hospital y temor por una nueva ola de Covid-19

Darío Palavecino
·5  min de lectura
"Saturado, pero no colapsado", dice el secretario de Salud de Olavarría sobre el hospital municipal
Mauro V. Rizzi

OLAVARRÍA.– “Saturado, pero no colapsado”, advirtió el secretario de Salud de Olavarría, Germán Caputo, frente al actual cuadro de situación e incipiente demanda de internaciones de pacientes comprometidos por coronavirus en el Hospital Municipal Héctor Cura. “Hoy estamos justos, no nos sobra nada”, dijo a LA NACION la directora del establecimiento, Silvina Guanuco, cuando tiene el área de terapia intensiva por encima del 85% de ocupación luego de vivir hace una semana el momento pico de esta pandemia, con capacidad completa en el servicio.

Es el distrito donde la curva de contagios remontó fuerte por la cantidad repentina de nuevos casos. Lo confirmó LA NACION hace poco más de una semana, cuando pudo constatar colas de hasta 200 personas con síntomas a la espera de un hisopado, justo cuando se había identificado aquí al menos a 18 pacientes infectados con las variantes de Covid-19 con origen en Manaos y territorio británico, reconocidas por su mayor capacidad de circulación y también agresividad sobre el organismo humano.

Según el informe municipal periódico, desde el 1° de abril murieron 52 vecinos de Olavarría por Covid-19
Mauro V. Rizzi


Según el informe municipal periódico, desde el 1° de abril murieron 52 vecinos de Olavarría por Covid-19 (Mauro V. Rizzi/)

Fue hace exactamente una semana cuando se dio un récord de 1212 personas en tratamiento por coronavirus dentro de los límites de esta jurisdicción, casi el doble de los que había a comienzos de este mes, que comenzó con 738 contagiados confirmados y ahora tiene entre 100 y 150 nuevos positivos por día.

Hoy, en el mismo Paseo de la Salud donde entonces había largas filas y esperas de hasta dos horas para la toma de muestras que deriven en diagnósticos certeros, a una hora de iniciada otra jornada del operativo RTA (Rastreo-Testeo-Aislamiento) solo quedaba el personal sanitario que recibe y atiende a los potenciales pacientes.

Ese mismo clima se percibía en el Hospital Municipal, donde en la sala de espera para el área de Guardia reservada a sintomatología respiratoria solo había ocho personas. “Nunca nos quedamos sin una sola cama de terapia intensiva disponible”, insiste Guanuco frente a versiones que circularon y daban cuenta de un cuadro gravísimo para el sistema sanitario en el distrito.

La situación se había enturbiado aún más a comienzos de esta semana, cuando una profesional del hospital y presidenta de la Asociación de Profesionales de la Salud (APRO), Alejandra Capriata, sacudió a la comunidad local con declaraciones públicas estremecedoras: “Tenés pacientes muy graves en Sala Covid, está llena la UTI. ¿Dónde los vas a poner? Ahí se hace una selección, lamentablemente, afirmó a la prensa.

Operativo de testeos en Olavarría, con menos demanda que la semana pasada
Mauro V. Rizzi


Operativo de testeos en Olavarría, con menos demanda que la semana pasada (Mauro V. Rizzi/)

Médicos, enfermeros y personal de mantenimiento del hospital van y vienen por pasillos, hoy despejados, en el área de Guardia donde se atiende y dan primeros cuidados a pacientes que por sintomatología son potenciales infectados con SARS-CoV-2. Se va una ambulancia, entra otra. Confirmado el cuadro, son derivados al área específica de cuidados intensivos. Según el último parte municipal, este mediodía había 19 camas ocupadas de 20 que componen el servicio. Entre esos pacientes, 17 con respiración asistida. Y hay 51 en un sector reservado a quienes ya están en distintas etapas de recuperación, que sí tiene cubierto el 100% de las plazas. El 84% tiene menos de 60 años.

La presencia de los jefes de servicio en la última conferencia de prensa que brindó Caputo se leyó como una respuesta institucional directa a las expresiones de Capriata, que daba a entender que los médicos debían elegir a qué paciente priorizar y a cuáles dejar relegados a un final inminente por colapso de la infraestructura y los recursos humanos disponibles. Ella incluso había remarcado la cantidad de fallecimientos que se registraron durante las últimas semanas por Covid-19. Según el informe municipal periódico, desde el 1° de abril murieron 52 vecinos por esta enfermedad y ya suman 189 desde el inicio de la pandemia.

“La situación de la semana pasada fue de desborde, pero también es cierto que entre ayer y hoy todo estuvo algo más tranquilo”, admitió Capriata a LA NACION, Y describió un escenario con algunas oscilaciones, pero que le preocupa por la cantidad de casos positivos identificados días atrás: entiende que podrían derivar en otro repunte de contagios inminente. “De las afirmaciones del secretario de Salud y colegas en conferencia de prensa sobre mí no voy a hablar, se ocupa el abogado de la Cicop [Asociación Sindical de Profesionales de la Salud]”, aclaró sobre este conflicto que se abrió puertas adentro del establecimiento.

La vacunación es otra de las estrategias contra el Covid en Olavarría, como en el resto del país
Mauro V. Rizzi


La vacunación es otra de las estrategias contra el Covid en Olavarría, como en el resto del país (Mauro V. Rizzi/)

La crisis de la última semana se transitó, según informan desde el Hospital Municipal, con utilización total del servicio disponible y también la derivación de algunos pacientes a establecimientos privados, que desde el inicio de la pandemia no habían atendido estos cuadros por falta de equipamiento técnico y recursos humanos. Ahora se empiezan a recibir infectados en la Clínica María Auxiliadora y el Instituto Médico.

“Ahora esperamos la evolución y cómo impacta el azote que fueron los numerosos positivos de la semana pasada”, advirtió Caputo, aunque reconoció que en estos últimos días “se amesetó” el ritmo de contagios. Testear, dijo, es la consigna. Olavarría lo hace en número alto, ya que tiene laboratorio propio. El último informe confirmó 101 positivos sobre 241 tests.

El otro camino para controlar los contagios es la vacunación, que tiene su operativo en el distrito. “Se me pasó el turno, pero por fin me tocó. Espero que me ayude a no contagiarme”, dijo a LA NACION Nilda Dupuy, de 66 años, que padece enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). “Está en su casa y se cuida mucho”, destacó su hija, Natalia, que la llevó hasta el Distrito Territorial N°2 para que se aplique esta dosis, durante la jornada reservada a aquellos inscriptos que habían perdido su turno.