Ola de variante ómicron amenaza con “huracán viral” según experto principal en enfermedades

·4  min de lectura

La creciente ola de infecciones de ómicron amenaza con afectar a todo Estados Unidos al mismo tiempo, según un destacado experto en enfermedades infecciosas. Así, cada uno de los 50 estados tendrá que lidiar con su propio “huracán viral”.

Las oleadas y los picos anteriores del coronavirus, incluida la variante delta que muchas veces ha sido mortal o peligrosa, han tenido constantes impactos regionales o localizados, dijo Michael Osterholm, director del Centro de Investigación y Política de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota. Esto ha permitido que los suministros, que son limitados pero cruciales, se distribuyan a aquellos lugares que los necesitan.

Sin embargo, debido a la velocidad y la facilidad con la que se está extendiendo la variante ómicron, Osterholm predijo que llegará una nueva ola que afectará a todos de golpe y amenaza con agobiar no solo a los hospitales, sino también a industrias como la de las aerolíneas.

“Con esta, los 50 estados estarán involucrados al mismo tiempo”, dijo al New York Times. “Es como si todos los estados se vieran afectados por un huracán viral”.

El Dr. Osterholm advirtió anteriormente que las infraestructuras sanitarias podrían verse abrumadas durante los próximos dos meses.

A principios de este mes, declaró para CNN: “Aunque la mayoría de las personas que la contraen desarrollan enfermedades leves, en general, va a haber muchas más personas que la contraigan y creo que veremos un desafío real en nuestros sistemas de atención médica en el transcurso de las próximas tres a ocho semanas”.

En sus últimos comentarios, Osterholm señaló que durante los aumentos anteriores de la enfermedad, el hecho de que estos se concentraran en ciertas regiones permitió a los estados “reubicar los recursos, como los anticuerpos monoclonales”.

Añadió: “Esta ola amenaza con apoderarse del país de golpe”.

El Dr. Osterholm predijo que, en las próximas tres a cinco semanas, una parte considerable de los trabajadores de la salud se infectarán y no podrán trabajar, lo que afectará a un sistema ya sobrecargado. “De por sí estamos bastante limitados”, dijo.

Los científicos dijeron que la escasez de personal en hospitales y hogares de ancianos, así como en restaurantes, tiendas minoristas y aerolíneas, incrementó la urgencia de reevaluar los periodos de aislamiento. Y las pruebas rápidas en el hogar les dieron a las personas la capacidad de obtener una medida aproximada, aunque imperfecta, de si eran contagiosas.

Los expertos han dicho que creen que, en parte, tales preocupaciones son la base de la decisión anunciada el lunes por los CDC (Centros para el Control de Enfermedades). Ahora recomiendan que se reduzca el tiempo de aislamiento para los estadounidenses con casos asintomáticos de covid-19 a cinco días, en lugar de la cifra anterior que era de diez días.

Los CDC también dijeron que las personas asintomáticas deben usar una mascarilla después del aislamiento durante cinco días cuando estén cerca de otras personas.

La directora de los CDC, Rochelle Walensky, dijo en un comunicado: “Las recomendaciones actualizadas de los CDC para el aislamiento y la cuarentena equilibran lo que sabemos sobre la propagación del virus y la protección que brindan la vacunación y las dosis de refuerzo”.

La semana pasada, los CDC comentaron que la variante ómicron representa el 73 por ciento de las infecciones por coronavirus en Estados Unidos.

Las infecciones posvacunación están en aumento entre la población con un esquema completo de vacunación, incluidos aquellos que han recibido una tercera vacuna de refuerzo. Sin embargo, ómicron parece estar causando síntomas más leves en esas personas, algunas de las cuales no presentan ningún síntoma.

El lunes, Joe Biden prometió esforzarse más para acelerar la producción de los campamentos de pruebas, y apeló a la Ley de Autorización de Defensa Nacional para impulsar la fabricación de pruebas caseras y facilitar el uso de Internet para encontrar un lugar de pruebas cercano.

“Ver lo difícil que fue para algunas personas hacerse una prueba este fin de semana muestra que tenemos más trabajo por hacer”, dijo Biden, mientras se unía a una llamada del equipo de respuesta al covid-19 de su administración con los gobernadores estatales. “Claramente no es suficiente”.

El gobernador de Louisiana, John Bel Edwards, estaba en la llamada con Biden.

El domingo dijo que la cantidad de personas que fueron llevadas al hospital en su estado se había duplicado en una semana, por lo que el departamento de salud pidió precaución antes del día de Año Nuevo.

Información adicional de Reuters.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.