Tercera ola: además de los testeos, crece la demanda de otro servicio médico por la explosión de casos de Covid-19

·6  min de lectura
A fin de año, se volvieron a ver las largas filas para testearse
Gerardo Viercovich

Con esta nueva ola de la pandemia creció la demanda a los servicios prehospitalarios y de emergencias, pero, a diferencia de las anteriores, está siendo principalmente por síntomas, como fiebre y dolor de garganta, que se están atendiendo a través de teleconsultas con un profesional y seguimiento telefónico, según coinciden hasta el momento referentes de estas prestaciones en el sector público y privado. En el caso de los testeos para Covid a domicilio, hay coberturas que están informando demoras de hasta 96 horas.

Mar del Plata: la estrategia sanitaria que busca que los jóvenes completen el esquema de vacunación contra el Covid-19

Hace una semana, la cámara que representa a las empresas de urgencias y atención a domicilio alertó sobre un fuerte aumento de las llamadas de usuarios que querían hablar con un operador por síntomas como fiebre o dolor de garganta. La Federación de Cámaras de Emergencias Médicas y Medicina Domiciliaria (FEM) advirtió sobre las demoras debido a que la suba abrupta de contagios en el país había disparado un 200% más las consultas telefónicas con respecto de las últimas dos semanas de 2020 y la primera de 2021.

Frente a esto y el ausentismo laboral por contagios y cuarentenas de contactos estrechos, aparecieron las demoras en la atención y, también, los reclamos. Esta semana, según se pudo conocer, una de las principales empresas de atención de urgencias con presencia en varias provincias alcanzó una merma del 37% de su personal por Covid. Con la modificación del período de cuarentena para los contactos estrechos asintomáticos que ayer anunció el Ministerio de Salud de la Nación, se buscará frenar el impacto de esta nueva ola en el sistema sanitario.

“En contextos de alta demanda como el actual es muy importante respetar el uso responsable del sistema de urgencias y emergencias, y utilizar las líneas de contacto de riesgo de vida únicamente para ese fin y no para solicitar otros servicios o realizar reclamos”, dijo a este medio Silvio Aguilera, médico emergentólogo y asesor médico de la FEM.

El nuevo servicio de Telemedicina del SAME
El nuevo servicio de Telemedicina del SAME


Con la tercera ola de Covid, aumentan las consultas por síntomas al servicio de telemedicina del SAME porteño

Atención

En el SAME también creció la atención a través del servicio de telemedicina que inauguró a mediados del año pasado. Alberto Crescenti, director del servicio de emergencias porteño, lo señaló como la principal diferencia con las olas de contagios anteriores. Las salidas con las ambulancias son por choques con lesionados en la vía pública y asistencias por urgencias no Covid.

“No tenemos a los pacientes con la dificultad respiratoria ni la búsqueda de camas para internación de otros momentos –describió–. La demanda que tenemos es por telemedicina: llamados por sintomatología más asociada con contagios por [la variante] ómicron, que, por suerte, tiene una forma de presentación menos patológica que delta.”

En la provincia de Buenos Aires, lo que aumentó son los pedidos de hisopados. “Estamos colaborando con las postas itinerantes. Es muy alta la demanda de testeos, sobre todo en la costa”, detalló Héctor Canales, director de Emergencias de la provincia de Buenos Aires.

Largas colas para testearse en Mar del Plata
Mauro V. Rizzi


Largas colas para testearse en Mar del Plata (Mauro V. Rizzi/)

Como señaló su par porteño, en las olas anteriores tuvieron que asistir a gran cantidad de pacientes. En este momento de la curva epidemiológica, los casos con complicaciones tienden a ser más excepcionales en lo que va de esta nueva suba de la curva de contagios. En ese trabajo con los equipos de los puntos de testeo, hace tres días hubo que trasladar de una playa céntrica de Mar del Plata a un paciente con dificultad respiratoria y resultado positivo para Covid-19.

Son los choques, vuelcos y despistes en las rutas con alto movimiento turístico lo que les está sumando más trabajo que la pandemia para esta época del año, según señaló Canales.

En Córdoba, donde el brote de ómicron se anticipó al resto del país, se mantiene el aumento de la demanda de hisopados, lo que no alcanzó a otros servicios.

Cuello de botella

“Por la magnitud de esta tercera ola y por la gran circulación comunitaria que tiene [el virus], hay un cuello de botella porque la demanda [de consultas por síntomas] se triplicó o cuadruplicó y el sistema de salud está respondiendo con demoras en casos no urgentes. Además, se ve afectado por la circulación comunitaria del virus y hay un porcentaje importante del personal que está contagiado, si bien ahora [esto] mejoró porque se levantó el aislamiento para los contactos estrechos”, evaluó Aníbal Feder, director médico de la firma Emergencias. “Pero el personal de salud está agotado de la asistencia Covid y está afectado en un 20-25% por los contagios en la comunidad”, continuó.

Personal de hospitales, clínicas y sanatorios coinciden en la gran cantidad de pacientes que todos los días consultan por síntomas y haber estado en contacto con un positivo. En los pedidos de testeo a domicilio, la demora es de días, mientras que los equipos de los laboratorios, atención y administrativos no da abasto.

Este lunes pasado, un matrimonio, ambos mayores de 60 años, que llevaban cuatro días ya con síntomas recibieron un aviso por el servicio de WhatsApp de una obra social para empleados municipales: “Demora aproximada de 96 horas para ir al domicilio. Resultados, más de 48 horas”, decía la respuesta al pedido de testeo a domicilio. Y así se multiplican los mensajes con experiencias personales en estos días.

Sin seguimiento

Raquel Saban, de 48 años, se testeó en una posta porteña el primer lunes del año y la prueba fue positiva. Su hijo, de 16, también contrajo el virus, pero recurrió al plan médico del hospital de comunidad en el que se atienden habitualmente. Ambos se aislaron en casa. Cuando llamó a su cobertura porque nadie se había comunicado para hacer el seguimiento de los casos, una empleada le dijo que las oficinas estaban cerradas por casos de Covid y contactos estrechos.

“Hay 800 casos por día que se registran. No hay médicos que puedan hacer el seguimiento. No estamos dando abasto”, le confirmó la empleada. Le leyó cinco síntomas, incluido disnea y otros más graves, y le indicó que solamente si tenía alguno, que acudiera a la guardia y avisara que era Covid positivo. “Un solo día, el martes pasado, me sentí muy, muy mal y ese día había un turno con un médico por videollamada recién para el 27 de enero”, recordó.

La respuesta a los pacientes no está unificada. Hay coberturas, por ejemplo, que hacen el seguimiento diario de sus afiliados con Covid en aislamiento domiciliario a través de un sistema de mensajería automatizado al que hay que responder con opciones. Si hay algo anormal en las respuestas, se comunica un médico. Así, también, el paciente recibe el alta.

“Nosotros nos dimos el alta solos”, contó, en cambio, Saban, más resignada.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.