Nueva ola de COVID golpea a Bolivia y obliga restricciones

·2  min de lectura
Personas hacen fila para aplicarse la vacuna Sinopharm COVID-19 dentro de la Universidad Mayor de San Andrés en el marco del plan de inmunización de mayores de 50 años en La Paz, Bolivia, el lunes 17 de mayo de 2021. (AP Foto/Juan Karita)

LA PAZ, Bolivia (AP) — La tercera ola de coronavirus azota con dureza a Bolivia tras registrar las cifras más altas de contagios y decesos desde el inicio de la enfermedad en el país andino en marzo del año pasado.

Los hospitales están saturados en varias ciudades, lo que ha obligado a las autoridades a aplicar restricciones nuevamente mientras la campaña de vacunación contra el COVID-19 marcha con lentitud.

Las regiones más afectadas son Santa Cruz, al este; Cochabamba, al centro; Oruro, al oeste y La Paz, en la cuales se han tomado medidas restrictivas.

En el último reporte del Ministerio de Salud, el país rompió récord en los contagios por día llegando a 3.005, la cifra más alta desde el comienzo de pandemia en marzo. Y el viernes se superó la cifra más alta de fallecidos con 87 en un día.

En Santa Cruz y Cochabamba, las más castigadas, las autoridades dispusieron una cuarentena los domingos.

En La Paz, se reduce el aforo al 50% en restaurantes, mientras que en Santa Cruz será a un 30%.

Las autoridades sanitarias atribuyen el repunte de contagios a la circulación de variantes más contagiosas, a una lenta vacunación debido a la escasez de inmunizantes y a un relajamiento de las medidas de protección por parte de la población.

Álvaro Terrazas, viceministro de Gestión del Sistema Sanitario, expresó el sábado a EL DEBER Radio, que se prevé que en una a dos semanas se registren los picos “más importantes” de esta tercera ola.

La campaña de vacunación ha llegado a 1,3 millones de personas entre la primera y la segunda dosis de Sputnik V, AstraZeneca, Sinopharm y Pfizer, según el Ministerio de Salud, que espera vacunar a 7,5 millones de personas.

Bolivia acumula hasta ahora 346.070 contagios y 13.857 decesos, según las cifras oficiales.