"Tercera ola de contagios impedirá que avance el PIB en México"

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 16 (EL UNIVERSAL).- Con el relajamiento de la población frente al Covid-19 se anticipa una tercera ola de contagios que vendrá a ser un obstáculo para que la economía siga creciendo, advirtió el coordinador del Centro de Modelística y Pronósticos Económicos (CEMPE) de la UNAM, Eduardo Loria Díaz.

"Viene una tercera ola que creo que viene con mucha fuerza, veo fotos en los balnearios, en Acapulco; en las calles, salgo y veo gente que ya no usa cubrebocas, me preocupa mucho porque ese puede ser un factor de que no crezcamos o que tengamos muchos problemas", apuntó.

Durante la LXXI reunión trimestral del CEMPE: "México: política económica, inversión y crecimiento", mencionó que en el balance de riesgos para la recuperación tienen en su escenario una tercera ola de contagios.

Loria Díaz dijo que llama la atención que los pronósticos en todas partes se están ajustando hacia arriba de un día para otro.

Para el caso de la economía mundial, señaló, se espera un avance 5.5% para este año y de 4.2% para el 2022; en Estados Unidos, que es el único motor de crecimiento para México, se estima una recuperación del 5.1%, mencionó.

Sin embargo, destacó que en los últimos días por "ese optimismo" se está manejando que podría llegar hasta 6%, incluso 6.5% de crecimiento económico para el 2021 y con una retracción para el 2022.

"Esto hay que tomarlo en cuenta porque es el único motor de crecimiento [EU] que tiene la economía mexicana por las exportaciones del sector manufacturero", indicó.

Al mismo tiempo, manifestó que estas nuevas proyecciones están impulsadas por el entusiasmo por la vacunación particularmente en Estados Unidos, no tanto en Europa porque ahí la gente se está rehusando, incluso ante las reacciones de algunas vacunas.

Además por el programa de estímulos de Estados Unidos y diferentes grados de apoyo de las economías que han gastado mucho, acotó.

"Vemos que la tasa de desempleo está cayendo muy rápido y parecer ser que vamos hacia una recuperación muy rápida y pronunciada", enfatizó.

Sin embargo, México no podrá hacerlo en esa misma línea, pese a que se están manejando estimaciones de un crecimiento de hasta 7%, lo que podría ser posible por el "gran jalón" que nos puede dar la economía norteamericana a través de las remesas y la industria automotriz, reconoció.

"A pesar de que se han hecho muchas reformas de tipo micro, macro, financieras, no hemos logrado salir de una trampa de lento crecimiento en la que estamos inmersos desde los ochenta", sostuvo.

Lo peor es que el crecimiento se ha caído desde 2015 y 2018, sostuvo, y la inversión se ha desplomado con el cambio de gobierno y derrumbado la eficiencia.

En su opinión, no estamos viviendo una crisis de desempleo, sino más bien una precarización laboral en el país.

POLÍTICA FISCAL DESESTABILIZADORA. Por su parte, Nancy Muller, de la facultad de Economía de la UNAM, dijo que México debería utilizar el espacio fiscal disponible para ayudar a la población.

Estimó que se debería de abandonar el actual diseño de política fiscal "desestabilizadora" automática mediante la implementación de medidas que apoyen a los hogares y las empresas durante periodos de crisis, así como una reforma fiscal progresista que quizá ya no se planteará por la pandemia.

Mencionó que existe una política fiscal asimétrica en todas las economías del T-MEC, pero mientras Canadá y Estados Unidos están usando una política fiscal contracíclica, México está implementando una procíclica.

Aseguró que una política laxa y discrecional, contribuye a estabilizar la demanda agregada, y la tasa de crecimiento de nuestros principales socios comerciales.