GB necesitaría prepararse para más olas de calor similares

·2  min de lectura
Un incendio en la localidad de Wennington, en el este de Londres, el martes 19 de julio de 2022. Las temperaturas normalmente tibias en Inglaterra cedieron paso a un tiempo inusualmente cálido y seco, que ya había provocado incendios desde Portugal a los Balcanes y provocó cientos de muertes asociadas al calor. (Yui Mok/PA via AP) (ASSOCIATED PRESS)

LONDRES (AP) — La ola de calor sin precedentes de Gran Bretaña ha incrementado los pedidos para que el gobierno acelere los esfuerzos para adaptarse a un clima cambiante, especialmente después de que los incendios forestales crearon el día más ajetreado para los bomberos de Londres desde que la ciudad fue bombardeada durante la Segunda Guerra Mundial.

Los termómetros descendieron un poco el miércoles en Reino Unido gracias al aire frío que llegó desde el oeste, mientras el tiempo seco y cálido sigue castigando a gran parte de Europa. Los meteorólogos pronosticaron que Londres cerrará el miércoles con un máximo de 26 grados Celsius (79 Fahrenheit), por debajo del récord nacional de 40,3 C (104,4 F) establecido el martes en Coningsby, en el este de Inglaterra.

Aun así, los viajes se vieron interrumpidos por tercer día mientras los operadores ferroviarios reparaban los daños causados por el calor y los bomberos despejaban zonas donde hubo incendios el martes.

Gran Bretaña necesita prepararse para olas de calor similares en el futuro porque las emisiones de carbono provocadas por el hombre ya han cambiado el clima, advirtió el profesor Stephen Belcher, científico en jefe de la Met Office, el servicio meteorológico nacional. Solamente las reducciones enérgicas de emisiones reducirán la frecuencia de tales eventos, agregó.

Los climatólogos se han sorprendido por la velocidad a la que han aumentado las temperaturas en Gran Bretaña en los últimos años: 34 ubicaciones en todo Reino Unido rompieron el martes la temperatura récord anterior del país de 37,8 C (100 F), establecida en 2019.

El clima azotó a un país donde pocas casas, escuelas o pequeñas empresas tienen aire acondicionado y la infraestructura, como ferrocarriles, carreteras y aeropuertos, no está diseñada para hacer frente a tales temperaturas. Se cree que 13 personas, incluidos siete adolescentes, murieron tratando de refrescarse después de enfrentarse con dificultades en ríos, embalses y lagos.

Quince departamentos de bomberos declararon incidentes importantes después de que más de 60 propiedades en todo el país quedaron destruidas el martes.

Uno de los incendios más grandes fue en Wennington, un suburbio del este de Londres, donde una hilera de casas fue destruida por las llamas que se extendieron por los campos secos.

El residente Tim Stock dijo que él y su esposa huyeron después de que la casa de al lado se incendiara y las llamas se extendieran rápidamente.

“Era como una zona de guerra”, dijo. “En la calle principal todas las ventanas habían estallado, todos los techos se habían derrumbado”.

Los bomberos de Londres recibieron 2.600 llamadas el martes, en comparación con la cifra normal de alrededor de 350, afirmó el alcalde Sadiq Khan. A pesar de las temperaturas más bajas del miércoles, el peligro de incendio sigue siendo alto porque el clima cálido y seco ha secado los pastizales alrededor de la ciudad, alertó Khan.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.