La ola de calor da un respiro a Europa, pero continúan los incendios forestales

·7  min de lectura
© Rachel Le Guillou/cellule audiovisuelle/Vía Reuters

Con un descenso en las temperaturas en la mayor parte del sur de Europa este miércoles 20 de julio, se registra una tregua en las condiciones severas de la segunda ola de calor del verano. Algunos incendios forestales han sido controlados. Sin embargo, siguen las deflagraciones en regiones de España y se aviva un nuevo foco de fuego a las afueras de Atenas, Grecia. Además, se prevé una nueva subida de la temperatura en los próximos días.

Franjas del sur de Europa registran este 20 de julio una tregua en la extraordinaria ola de calor, pero las autoridades advierten de una nueva subida de temperaturas para el jueves 21 de julio.

Los servicios de emergencia lograron combatir algunos incendios forestales en el continente, pero otros focos de fuego siguen ardiendo en países como España, Francia y Portugal.

A esta situación se suma que desde el martes 19 de julio, una deflagración alimentada por vientos huracanados arrasa montañas al norte de Atenas, Grecia, lo que ha obligado a nuevas evacuaciones.

Aunque los bomberos explican que la mayoría de los incendios no son directamente ocasionados por el clima, sino por negligencias, provocaciones o accidentes, las altas temperaturas empeoran las condiciones y dificultan la extinción del fuego.

El fenómeno climático es ampliamente atribuido por los científicos a la actividad humana, que agrava el calentamiento global.

España, en la peor ola de incendios en una década

Al menos 193.247 hectáreas de bosque han sido arrasadas en el territorio español en lo que va del año, según datos del Sistema Europeo de Información sobre Incendios Forestales (EFFIS, por sus siglas en inglés).

En alrededor de seis meses y medio, el país ha superado las cifras de todo el año 2012, que registró un récord de 189.376 hectáreas quemadas.

Aunque las autoridades han logrado avanzar en el control de incendios en los últimos días, para este miércoles 20 de julio siguen tratando de combatir 16 fuegos activos, 9 de ellos graves.

El incendio en la localidad de Losacio, en la provincia de Zamora, ha sido extinguido, mientras que la deflagración en Ateca, Zaragoza, sigue avanzando tras quemar 14.000 hectáreas.

La empresa de reforestación Land Life reconoció su responsabilidad en ese incendio. En un comunicado explicó que inició por una chispa que estalló cuando sus empleados trabajaban con una máquina excavadora. La compañía dedicada a la plantación de árboles afirmó que se encuentra desolada y ofrece su ayuda a las autoridades.

Entretanto, en Galicia, noroeste del país, los incendios han arrasado más de 24.000 hectáreas. Siete deflagraciones siguen activas, los más grandes y aún sin control se presentan en las localidades de O Courel y Valdeorras, subrayan las autoridades.

Con el paso de las horas, la situación se desborda en algunas zonas como Valdeorras, donde las llamas incluso cruzaron el río Sil y llegaron hasta la vecina provincia de León. El panorama obligó a la evacuación de decenas de habitantes.

En Extremadura, en el oeste del país, donde se registró uno de los peores focos de fuego, el director general de Política Forestal, Pedro Muñoz, aseguró que el incendio está bajo control y que las llamas fueron provocadas.

"Está claro que ha sido intencional" debido a que ha contado con seis focos distintos en su inicio, explicó el funcionario.

Portugal aún lucha contra el mayor incendio forestal

El comandante de Protección Civil de la región norte de Portugal, Armando Silva, indicó que el aumento de las temperaturas y los fuertes vientos dificultan la lucha contra el mayor incendio forestal del país.

Se trata del foco de fuego en el municipio de Murça y sus alrededores, que hasta el momento ha calcinado entre 10.000 y 12.000 hectáreas.

Como consecuencia directa de las deflagraciones, las autoridades de este país han confirmado la muerte de una persona. Pero por efecto de la ola de calor, el Ministerio de Salud reporta el fallecimiento de 1065 habitantes y señala que es probable que haya más muertes en los próximos días, a medida que regresen las altas temperaturas.

Estalla un nuevo incendio a las afueras de Atenas, Grecia

Espesas nubes de humo oscurecieron el cielo sobre el Monte Penteli, a 27 kilómetros al norte de Atenas, donde cerca de 500 bomberos, 120 camiones y 15 aviones que transportaban agua han intentado contener un incendio que se desató desde el martes 19 de junio y sigue quemando varios frentes.

El fuego alimentado por vientos huracanados arrasa montañas y obligó a evacuar a cientos de personas, incluidos pacientes de hospitales.

Las autoridades emitieron la orden de evacuación para nueve asentamientos. Un hospital y el Observatorio Nacional de Atenas también fueron desalojados y la Policía ayudó a al menos 600 residentes a salir de las áreas afectadas por las llamas.

Al menos dos personas fueron hospitalizadas en la capital griega con problemas respiratorios y quemaduras menores, mientras que las autoridades locales señalaron que varias casas habían sido quemadas en el incendio alrededor del Monte Penteli, 25 kilómetros al noreste de Atenas.

"Las condiciones son muy desafiantes. La prioridad es salvaguardar la vida humana, la infraestructura crítica y la propiedad privada", sostuvo el portavoz del Servicio de Bomberos, Yiannis Artopios.

Entretanto, en Italia, los equipos de bomberos de la región central de la Toscana luchan contra un incendio forestal por tercer día consecutivo, cerca de la ciudad de Lucca, que destruyó alrededor de 560 hectáreas de bosque, de acuerdo con la administración local.

Cerca de 500 personas se vieron forzadas a abandonar sus hogares, en momentos en que las llamas llegaban a algunas aldeas y causaron la explosión de algunos tanques de gas licuado, según describió el gobernador de la región, Eugenio Giani. "Algunos frentes se han fortalecido por el viento", añadió.

Macron visita a bomberos en zonas devastadas por las llamas

En Francia, el presidente Emmanuel Macron visitó este miércoles a los equipos contra incendios que combaten contra dos focos de fuego en la región de Gironda, en el sureste del país.

Las autoridades locales señalaron que las mejores condiciones climáticas han ayudado a contener las llamas, pero aún siguen incendios activos.

Además, dos bomberos resultaron gravemente heridos durante la noche del martes, confirmó el portavoz del Gobierno, Olivier Véran.

En la nación que desde el pasado 12 de julio lucha por contener enormes incendios forestales, el ministro de Agricultura, Marc Fesneau, aseveró que se necesita invertir más dinero para hacer frente a esas amenazas.

"Nos tenemos que enfrentar a una situación bastante excepcional", subrayó, en referencia a los daños causados en el sur de Francia.

Los bomberos crearon enormes cortafuegos a través de bosques amenazados en el suroeste del país, utilizando maquinaria pesada para arrancar árboles y raíces para dejar grandes franjas desérticas, con el fin de detener la propagación de incendios. Después de una semana de furiosos incendios forestales, las llamas se han ralentizado, pero no se han extinguido en su totalidad.

"Tenemos bastante confianza (...) Pero todavía estamos muy atentos", remarcó Ronan Leaustic, un funcionario regional del área suroeste de Gironda.

En tanto, en Reino Unido, las llamas en el área de Monts d'Arree, en el noroeste, continuaron este miércoles, mientras los socorristas trabajan desde tierra y aire con aviones arrojando agua.

La tregua en la ola de calor es breve

Si bien el calor récord experimentado la semana pasada en partes del Mediterráneo ha dado un respiro a los bomberos en España y Portugal, las lecturas del termómetro han comenzado a subir de nuevo.

Los meteorólogos indican que está previsto un nuevo pico de altas temperaturas, con alrededor de 40 grados centígrados en algunas franjas del continente, en los próximos días.

Esa marca fue superada en Reino Unido el martes 19 de julio por primera vez en su historia. Rompió el récord previo registrado en Cambridge, con 38 grados, en 2019.

El director de Ciencia y Tecnología de la Oficina Meteorológica de la nación, Stephen Belcher, indicó que, a menos que se reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero, el país podría experimentar olas de calor similares cada tres años.

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, miembro del opositor Partido Laborista, emitió una advertencia similar.

"La triste realidad es que este es el futuro de Londres y del Reino Unido si no tomamos medidas enérgicas ahora contra la crisis climática", sentenció.

La brutal ola de calor se ha apoderado del sur de Europa desde la semana pasada, parte de un patrón global de aumento de las temperaturas, ampliamente atribuido por los científicos a la actividad humana, que se pronostica también arrojará un calor abrasador en gran parte de China hasta finales de agosto.

Con Reuters, AP y medios locales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.