Ola de calor: cómo se mide y con cuánta anticipación se puede pronosticar

·4  min de lectura
El abrigo meteorológico, encargado de medir la temperatura, ubicado en el Observatorio Central Buenos Aires, en Villa Ortúzar
Servicio Meteorológico Nacional

En medio de la ola de calor que afecta a gran parte del país y tras las alertas de nivel rojo, naranja y amarillo desplegadas a lo largo del mapa argentino, especialistas del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) analizaron este fenómeno extremo. Desde la institución revelaron cómo es el proceso de medición de temperatura, su variación a través de los años y difundieron una serie de puntos a tener en cuenta en estos casos.

Al ser consultada por LA NACION, Cindy Fernández, meteoróloga del SMN, señaló que las situaciones de calor extremo se pueden prever con bastante anticipación. “De esta ola en particular comenzamos a hablar entre siete y 10 días antes que era posible alcanzar los 40 grados en gran parte del país”, precisó.

“Ya se veía que las temperaturas iban a ser muy elevadas, con valores muy por encima de los normales. El calor es una variable que se pronostica con confianza durante bastante tiempo antes. Después, a medida que se va desarrollando, se va ajustando cuántos grados se pueden alcanzar”, agregó la meteoróloga.

El abrigo meteorológico, encargado de medir la temperatura, ubicado en el  Observatorio Central Buenos Aires, en Villa Ortúzar
Servicio Meteorológico Nacional


El abrigo meteorológico, encargado de medir la temperatura, ubicado en el Observatorio Central Buenos Aires, en Villa Ortúzar (Servicio Meteorológico Nacional/)

La especialista indicó que las temperaturas muy extremas, altas o bajas, pueden ser pronosticadas incluso con 10 días de anticipación, mientras que otras variables como las precipitaciones no son igual de previsibles. “Para decir si va a llover en una ciudad no se puede ir más allá de 5 o 6 días. Cuanto menor sea el plazo más confiable será el pronóstico, en ese caso”, destacó la meteoróloga.

Ola de calor

Luego de que se registraran hoy temperaturas superiores a los 40 grados en más de cuarenta localidades, Fernández remarcó que las olas de calor son comunes en la Argentina y suele haber varios episodios a lo largo del verano. “Hay que tener en cuenta que recién estamos llegando a la mitad de la estación, es decir, todavía quedan al menos dos meses más de calor, con lo cual es posible que volvamos a tener una ola de calor”, advirtió.

Sin embargo, la meteoróloga consideró que “es poco probable” que se repita una ola de calor de este tipo ya que es “extraordinaria”, al presentar ciertas características que la diferencian de otras.

En primer lugar, la meteoróloga remarcó que este tipo de fenómenos ocurre una vez cada 20 o 30 años. Además, a diferencia de otras olas de calor, esta afectó a gran parte del país, desde la Patagonia hasta el norte.

“En este caso se registran máximas y mínimas que son históricas. Se están rompiendo un montón de récords, con lo cual son temperaturas nunca vistas desde que hay registro. Además, el fenómeno es destacable por su persistencia. Todo esto hace que esta ola sea extraordinaria”, remarcó Fernández.

La meteoróloga advirtió que si bien este tipo de fenómenos van a seguir siendo esporádicos, se espera que en el futuro ocurran de manera mucho más frecuente. “Las olas de calor extraordinarias sucedieron siempre, antiguamente también se han registrado en el año ‘57 o en la década de ‘70, pero lo que se observa es que hay una tendencia en los últimos años a que estos fenómenos extremos se vuelvan frecuentes debido al cambio climático”, concluyó Fernández.

Sensación térmica

En tanto, otro de las particularidades que caracterizan a esta ola de calor es la falta de sensación térmica, ya que esta se encuentra directamente asociada a los índices de humedad.

“En esta ola de calor en particular se registra una masa de aire que es completamente seca por lo que no hay sensación térmica o podemos decir que esta es igual a la temperatura”, resaltó la meteoróloga.

Medición de temperatura

Por su parte, el meteorólogo del SMN Lucas Berengua explicó a LA NACION que la medición de la temperatura se realiza en Estaciones Meteorológicas, lugares determinados que cumplen con normativas internacionales de exposición y diseño determinados y, a su vez, deben ser fiscalizados por el Servicio Meteorológico Nacional.

El Observatorio Central Buenos Aires, en Villa Ortúzar
Servicio Meteorológico Nacional


El Observatorio Central Buenos Aires, en Villa Ortúzar (Servicio Meteorológico Nacional/)

“La normativa, en resumen, determina un lugar con la circulación de aire necesaria y exige requisitos muy específicos para cada uno de los instrumentos de medición. Por ejemplo, la temperatura se mide dentro de “abrigos meteorológicos”, que son cajas de madera, debidamente orientadas, tratadas con pintura blanca y a una altura determinada de 1.50 metros”, detalló el Berengua.

Dentro de los “abrigos meteorológicos” se encuentran termómetros de mercurio con los cuales un observador meteorológico realiza las lecturas y el análisis correspondiente.

En la actualidad han ido apareciendo nuevos procedimientos de medición, como son los termómetros digitales y las estaciones automáticas
Servicio Meteorológico Nacional


En la actualidad han ido apareciendo nuevos procedimientos de medición, como son los termómetros digitales y las estaciones automáticas (Servicio Meteorológico Nacional/)

Por otro lado, el meteorólogo resaltó que desde los inicios de la meteorología se ha utilizado este método de observación, aunque con la actualización tecnológica han ido apareciendo nuevos procedimientos de medición, como los termómetros digitales o las estaciones automáticas.

“Los métodos coexisten y ambos, sirven para determinar la temperatura con los requerimientos mundialmente reglamentados”, completó Berengua.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.