Nueva ola de calor golpea a Europa con incendios en España, Portugal y Francia

·7  min de lectura
© Reuters/Rodrigo Antunes

Europa occidental vive su segunda ola de calor en un mes, lo que ha causado nuevos incendios forestales que arrasan bosques en España, Portugal y Francia. Entretanto Alemania y Reino Unido se encuentran en alerta por calor extremo. Con uno de los picos más altos de las temperaturas este miércoles 13 de julio, las autoridades emiten avisos de precaución por las deflagraciones y la salud pública. Los expertos apuntan al cambio climático como consecuencia de las intensas temperaturas.

Europa occidental es azotada por una masa de aire caliente, en momentos en que los termómetros muestran temperaturas incluso por encima de los niveles usuales del verano; por ell las alarmas se prenden frente a los incendios forestales y la salud pública.

En España, unos 300 bomberos respaldados por 17 aviones y helicópteros luchan contra un incendio en la región oriental de Extremadura que ya ha devastado 2.500 hectáreas, según datos de las autoridades locales.

La deflagración forestal, que inició el pasado 11 de julio, “probablemente durará varios días”, aseguró el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara.

El fuego se ha extendido a la comunidad cercana de Castilla y León, en concreto a la zona de Las Batuecas, en Salamanca, donde las llamas han arrasado hasta el momento 100 hectáreas.

La Junta decretó el nivel 2 de peligrosidad por incendios forestales y pidió ayuda de la Unidad Militar de Emergencia, tras emitir la orden de evacuación para varios municipios.

Los bomberos trabajaron sin cesar durante la madrugada de este 13 de julio, mientras luchan por mantener a salvo el casco urbano. Las llamas siguen sin control debido a los fuertes vientos sumado a la compleja orografía donde se extiende el fuego.

Aunque se trate del verano, los niveles de calor están siendo más altos incluso en zonas donde la población no está acostumbrada a un clima sofocante. Galicia, en el noroeste de España, donde usualmente las temperaturas son más bajas en comparación con el resto del país, esta semana los termómetros han superado los 30 grados centígrados con sensación térmica en torno a los 36 grados.

En zonas usualmente más cálidas, como la región de Andalucía, en el sur de la nación, la situación es aún peor: allí las temperaturas marcan hasta 44 grados centígrados; razón por la que la Agencia Estatal de Meteorología activó el aviso rojo para este miércoles 13 de julio.

El Ministerio de Sanidad español advirtió que la situación podría afectar las "funciones vitales" de las personas por posibles consecuencias de un golpe de calor y aconsejó a los ciudadanos estar atentos a las señales de advertencia como un ritmo cardíaco acelerado, dolores de cabeza intensos o confusión.

La cartera aconsejó “permanecer el mayor tiempo posible” a la sombra o en lugares con aire acondicionado, pero otra es la situación para quienes trabajan en sitios exteriores.

“Es difícil porque la temperatura es un poco agobiante”, dijo sobre sus labores Miguel Ángel Núñez, un albañil de 54 años, que trabaja en una obra de construcción en el centro de Madrid.

Está previsto que el jueves 14 de julio sea "el día álgido de este episodio de ola de calor", afirmó el la Agencia Estatal de Meteorología.

Incendios forestales azotan el centro y norte de Portugal

Alrededor de 1.500 bomberos se movilizaron para apagar tres incendios forestales que arrasaron durante más de 48 horas en el centro y norte de Portugal durante el fin de semana cuando el país se vio afectado por una ola de calor que llevó al Gobierno a declarar un "estado de contingencia".

En el municipio central de Ourem, una deflagración forestal se produjo desde el pasado jueves 7 de julio y aunque fue controlado el lunes 11 de julio, un día después volvió a estallar. 2.000 hectáreas de tierra han sido devastadas.

Con temperaturas cercanas a los 40 ° C este miércoles en gran parte del país, el primer ministro António Costa instó a los habitantes y turistas a "un máximo de precaución".

“Hemos vivido situaciones como esta en el pasado y seguro que las viviremos en el futuro”, dijo, sin embargo, en una muestra de optimismo.

Las autoridades meteorológicas no estiman un alivio de la masa de aire cálido, proveniente de África para esta semana.

Los científicos explican que las olas de calor se han vuelto más frecuentes debido al cambio climático. Y a medida que las temperaturas globales aumenten con el tiempo, se espera que el panorama climático se torne aún más intenso.

El Gobierno emitió una “situación de alerta” por incendios forestales para todo el país al menos hasta el viernes 15 de julio, elevando los niveles de preparación de los bomberos, la Policía y los servicios médicos de emergencia.

Más de 1.700 hectáreas devastadas en el suroeste de Francia

Alrededor de 600 bomberos, apoyados por seis aviones bombarderos, siguen este 13 de julio las intensas labores para tratar de controlar dos incendios en el suroeste de Francia. Allí el fuego ha arrasado más de 1.700 hectáreas y forzado a la evacuación de miles de turistas.

"Se están desplegando importantes recursos humanos y materiales para controlar los incendios (...) se esperan refuerzos locales y nacionales", dijo la autoridad local del departamento de Gironde, donde arden las llamas.

El mayor de los dos incendios de Gironde se encuentra alrededor de la ciudad de Landiras, al sur de Burdeos, donde se cerraron las carreteras y se evacuó a 500 residentes. Se estima que el incendio ya quemó más de 1.000 hectáreas.

El otro foco está a lo largo de la costa atlántica, cerca de la icónica "Dune du Pilat", la duna de arena más alta de Europa, ubicada en el área de la bahía de Arcachon, sobre la cual se vieron nubes de humo oscuro elevándose.

Ese incendio ya ha quemado 700 hectáreas y ha provocado la evacuación preventiva de 6.000 personas que permanecían en varios camping, las cuales fueron trasladadas a un centro de exposiciones para refugiarse.

“Otros campistas nos despertaron alrededor de las 4:30 de la mañana. Tuvimos que salir de inmediato y elegir rápidamente qué llevarnos. Había olvidado mi identificación, por suerte alguien me la llevó. Pero no tengo mi teléfono (...) no sabemos qué va a pasar", describió Christelle, una de las turistas evacuadas.

En vísperas del Día de la Bastilla, fiesta nacional en Francia, la prefectura de Gironde ha prohibido todos los fuegos artificiales hasta el lunes 18 de julio en las ciudades y pueblos cercanos a los bosques.

Reino Unido y Alemania bajo un calor inusual

Las condiciones climatológicas golpean de tal forma que las naciones que por décadas vivieron menores temperaturas, en comparación con los países vecinos, también están viviendo los sofocantes cambios.

Reino Unido puede ver temperaturas récord. Las autoridades emitieron la alerta "ámbar", su segundo nivel de advertencia más alto, para indicar que el calor extremo tendrá un "alto impacto" en la vida diaria. Se pronostica que las temperaturas alcancen los 35 ° C, en el sureste del país, en los próximos días.

En 2019, Cambridge registró la temperatura más alta de la historia de Gran Bretaña de 38,7 C. La autoridad meteorológica del Reino Unido, la Oficina Meteorológica, no descarta temperaturas que excedan ese récord.

"Los modelos de pronóstico del tiempo se ejecutan cientos de veces para determinar el resultado meteorológico más probable (…) Algunos modelos han estado produciendo temperaturas máximas de más de 40 grados centígrados en partes del Reino Unido durante el próximo fin de semana y más allá", indicó Rebekah Sherwin de Met Office.

Alemania también se prepara. El suroeste de la nación atraviesa por temperaturas de hasta 34 grados centígrados este miércoles.

Pero el Servicio Meteorológico Nacional de Alemania, el Deutscher Wetterdienst (DWD), pronostica niveles de calor aún mayores para la próxima semana, cuando se espera que las temperaturas alcancen en algunas zonas del país los 40 grados.

Las actuales condiciones climáticas ya han traído consecuencias fatídicas. La semana pasada, una avalancha provocada por el colapso del glaciar más grande de los Alpes italianos, en medio de temperaturas inusualmente cálidas, mató a 11 personas.

La segunda ola de calor en Europa occidental amenaza los glaciares de los Alpes y empeora las condiciones de sequía, luego de que la zona se viera golpeada por una primera ola de calor a mediados del pasado junio.

Un alivio en la temperatura se vería hasta el lunes 18 de julio, estiman los expertos.

Con Reuters, EFE y medios locales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.