OIEA alerta sobre los avances de Irán y Corea del Norte en materia nuclear

·3  min de lectura
© Archivo / Leonhard Foeger / Reuters

La agencia satélite de Naciones Unidas encargada de la energía nuclear expuso sus análisis donde indica que se profundizan los peligros por la evolución de Teherán y Pyongyang. Explicaron que la república islámica ha aumentado en gran cantidad el uranio enriquecido al 60% necesario para la formación de bombas atómicas. En tanto, los norcoreanos estarían en proceso de reapertura y ampliación de las instalaciones de pruebas que se habían cerrado parcialmente la década pasada.

El Organismo Internacional de Energía Atómica publicó un informe este miércoles 7 de septiembre donde encendió las alarmas respecto a los progresos que están realizando Irán y Corea del Norte.

La entidad detalló que Teherán avanza a paso firme con su programa nuclear en el marco donde las negociaciones por reinstaurar el acuerdo de 2015 -denominado JCPOA por sus siglas en inglés- están en punto muerto cuando se aproximó a una resolución.

El OIEA detalló que Irán incrementó en un tercio en tres meses sus reservas de uranio enriquecido al 60%, un nivel de calidad útil para la fabricación de bombas atómicas, llegando a 55,6 kilos.

La cantidad de uranio en total aumentó entre mayo y agosto a 3.940,9 kilos, muy por encima de los 131,6 anteriormente registrados y excesivamente superior a los límites que pactaba el convenio de 2015.

Irán, que habría dificultado la capacidad de supervisión de la agencia al desconectar decenas de cámaras de vigilancia, sostiene que sus intenciones son pacíficas y el desarrollo del uranio tiene fines médicos.

No obstante, desde el OIEA no descartan que el material fisible pueda ser desarrollado con posibilidades de doble uso y el país de Medio Oriente sigue rígido en las restricciones de inspecciones del organismo internacional.

Además, en un segundo informe, insistieron en que Irán no ha brindado explicaciones creíbles sobre los motivos por los que hay partículas de uranio en tres instalaciones no declaradas, dando lugar a una “creciente preocupación”.

Desde que Estados Unidos, bajo el mando de Donald Trump, rompió unilateralmente el JCPOA y promulgó nuevamente las sanciones, Teherán comenzó su carrera atómica, la cual está muy cerca de finalizar y cada avance supone un obstáculo mayor para que prosperen las negociaciones por reactivar las limitaciones.

El mismo obligaba a Irán a tener una reserva de uranio enriquecido de hasta 300 kilos en forma de gas, el equivalente a 200 en materia sólida, un número muy por debajo de las proporciones que posee ahora.

Corea del Norte amplía y rearma sitios de prueba

Dentro del informe publicado este miércoles, el OIEA da cuenta que Pyongyang está extendiendo su base en Punggye-ri, espacio donde se han probado seis bombas atómicas desde 2006.

Allí el Gobierno está levantando nuevos edificios y comenzó trabajos para reabrir un túnel de testeos, subiendo la preocupación respecto al programa atómico nacional. En ese centro se hicieron seis pruebas entre 2006 y 2017.

“Hay indicios de que en la base de pruebas nucleares cerca de Punggye-ri se ha reabierto el túnel Adit 3”, manifiesta el documento publicado por la entidad de la ONU encargada de la energía atómica.

En 2018, Corea del Norte había anunciado el desmantelamiento de la base y el parcial derrumbe del túnel como señal de querer desnuclearizar la península. Empero, hay estimaciones de que se realizan trabajos de excavación para volver a montarlo.

Según la OIEA, desde mayo es probable que el túnel esté listo y ahora se esté ampliando el complejo sumando edificios y repavimentando la carretera hacia la base, algo que calificaron como “muy preocupante”.

Además, también subrayaron su inquietud por la ampliación del programa de enriquecimiento de uranio.

“La continuación del programa norcoreano supone una clara violación a las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad y es profundamente lamentable”, sostuvo el OIEA.

Con EFE