"¡Oh, Dios, hay un terremoto!": la primera ministra de Islandia fue sorprendida por un sismo en una entrevista en vivo

LA NACION
·2  min de lectura

A más de siete meses de decretada la pandemia por coronavirus, y ante la evidencia de que los países gobernados por mujeres habían tenido mejores resultados frente a la crisis, ayer la primera ministra de Islandia fue entrevistada en una videollamada por uno de los periodistas del diario The Washington Post y mientras hablaba sobre la estrategia de su país, fue sorprendida por un terremoto. En vivo.

Katrín Jakobsdóttir hablaba sobre el impacto del brote en el turismo, sobre el cierre de fronteras y también sobre la capacidad de testeo del país cuando la oficina en que se encontraba, en su casa, de paredes claras con un gran cuadro como decorado, comenzó a temblar.

Coronavirus hoy en la Argentina y el mundo: minuto a minuto y las novedades

Primero, se sorprendió. "¡Oh, Dios, hay un terremoto!", dijo y luego pidió disculpas al tiempo que la cámara mostraba el movimiento. Tras ello la mandataria se agarró la cabeza, algo preocupada, y luego miró a su interlocutor para agregar: "Bueno, esto es Islandia". De todos modos, siguió con su respuesta.

"Sí, estoy perfectamente bien, la casa todavía es fuerte, así que no te preocupes", agregó más tarde Jakobsdóttir, de 44 años, quien está al frente del país desde 2017.

El terremoto que se vio al aire fue de magnitud 5,6 y tuvo lugar a 10 kilómetros al suroeste de Hafnarfjordur, una ciudad costera cerca de la capital, Reikiavik, según el Servicio Geológico de Estados Unidos. Tras el temblor, se informaron algunos daños en la capital del país, acostumbrado a los sismos debido a su paisaje extenso de volcanes.

Jakobsdottir no es la primera líder mundial interrumpida por un terremoto este año. En mayo, según la cadena CNN, la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, otra de las señaladas como de gestión exitosa frente al brote, discutía el levantamiento de las restricciones al coronavirus cuando se produjo un terremoto de magnitud 5,8 cerca de la capital, Wellington.

Islandia, una isla en el Atlántico, registró hasta el momento menos de 5000 infectados y 11 muertos por coronavirus.