Ofrecen recompensa para encontrar a Kesia Sumem

·3  min de lectura

TECÁMAC, Méx., enero 28 (EL UNIVERSAL).- Han pasado 26 meses desde la desaparición de Kesia Sunem, una madre joven de 35 años de edad que salió de su casa para ir a un centro comercial y su familia aún no sabe ni un detalle de su paradero.

Su hermana Husim no ha dejado de buscarla ni un solo día desde que no se supo más de ella. Los hijos de Kesia de 12 y 13 años de edad esperan que algún día aparezca por la puerta y les dé un abrazo, como el que les daba antes de irse a dormir.

La Fiscalía General de Justicia del Estado de México ofreció una recompensa de 300 mil pesos a quien aporte información para encontrarla, pero no hay ni una sola pista de ella.

"No ha habido nada, ninguna novedad. Ni llamadas, nada absolutamente nada, está todo como desde el primer día", contó Husim.

Kesia Sunem salió de su casa el 3 de noviembre del 2018 para ir a un centro comercial que se encuentra a unos metros de distancia. Ese fue el último día que la vieron. Desde entonces no hay un solo rastro de ella.

Los propietarios de los comercios que se encuentran en el área por donde pasaría ese día revisaron las imágenes que captaron las videocámaras instaladas, pero ninguna la captó.

"Yo he seguido buscando, sigo pidiendo en los colectivos que me hagan boletines de búsqueda, apenas me hicieron uno en Tijuana, allá lo boletinaron, pero no hemos tenido nada. Ni de aquí del Estado de México o Ciudad de México, hemos seguido buscando, pero no hay nada sobre ella", relató.

Los carteles con varias de sus fotografías han sido difundidas en varias ciudades de la República mexicana, así como en estados de la Unión Americana y en las redes sociales, pero hasta ahora los familiares no han obtenido información que les ayude a localizarla.

También las autoridades ministeriales han distribuido el cartel en el que ofrecen la recompensa, pero tampoco han recibido detalles sobre el paradero de Kesia Sunem.

"Todo este tiempo sin ella ha sido desgastante, estresante, difícil, deprimente y me quedo corta con lo que digo, ya llega el momento en el que no sabes ni qué pensar, antes yo decía ay Dios escúchame y pues hasta ahorita Dios no me ha escuchado, seguimos igual", narró.

Según Husim, al momento de su desaparición su hermana no sostenía alguna relación amorosa.

"Estaba solo con sus hijos. Sus hijos desean que regrese, como yo, como toda la familia, no perdemos la esperanza aunque hay día que es más difícil", dijo.

La familia está en contacto con colectivos o grupos feministas que ayudan a los seres queridos de personas que están ausentes a encontrarlas.

Todos los días revisan las redes sociales, los portales de medios nacionales, estatales, locales y de las organizaciones no gubernamentales para saber si han encontrado a alguna chica con las características físicas de Kesia Sunem.

Los hospitales, las morgues y los ministerios públicos son algunos de los sitios a donde ha acudido Husim en busca de alguna pista que los ayude a encontrar a su querida hermana.

"No voy a dejar de buscarla, he visto tantos casos, que me da un poco de esperanza porque a muchas las han encontrado hasta dos o tres años después de que desaparecieron y eso me da un poco de esperanza", expresó Husim.