Oficina de derechos humanos de la ONU pide cese urgente de la venta de armas a Myanmar

·1  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO-El primer ministro de Myanmar y comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Myanmar, Min Aung Hlaing, en Vladivostok

16 sep (Reuters) - Los países deben esforzarse más en evitar que el dinero y el armamento lleguen al Ejército de Myanmar, que gobierna reprimiendo y aterrorizando a su pueblo, dijo el viernes la oficina de derechos humanos de Naciones Unidas.

Myanmar está sumida en la confusión desde el golpe de Estado de principios del año pasado, con los militares teniendo que hacer frente a un movimiento de resistencia prodemocrático y deteniendo a miles de sus opositores, mientras intentan gestionar una economía golpeada por la agitación nacional y mundial.

La ONU ha acusado a la junta de asesinatos masivos y crímenes contra la humanidad. Rangún dice que está haciendo frente a "terroristas" decididos a perjudicar al país.

En el informe del viernes, la oficina pidió que se aislara aún más a los militares que, dijo, no habían logrado gobernar el país de forma significativa y sostenible, ni resolver una "profunda crisis del sector financiero".

Recomendó a los miembros de la ONU que impongan prohibiciones a la venta de armas y sanciones selectivas para evitar que la red de negocios de los militares tenga acceso a divisas.

"La comunidad internacional debe tomar todas las medidas que estén a su alcance para apoyar al pueblo de Myanmar y responder a los llamamientos para el aislamiento financiero de los militares", afirmó.

Estados Unidos, Reino Unido, Canadá y la Unión Europea han impuesto amplias sanciones a Myanmar, sin embargo, el comercio ha continuado con sus vecinos y varios países, como China, Rusia y Serbia, que han seguido suministrando material de defensa a la junta.

(Redacción de Martin Petty; Editado en español por Aida Peláez-Fernández)