Impuestos: el oficialismo y la oposición miden fuerzas por el alivio al impuesto a los bienes personales

·5  min de lectura
El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, presentó una contrapropuesta sobre Bienes Personales
El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, presentó una contrapropuesta sobre Bienes Personales

Tras el golpe que la oposición le propinó al oficialismo con el rechazo al presupuesto 2022, la Cámara de Diputados será epicentro mañana de un nuevo enfrentamiento, en esta oportunidad por las alícuotas a cobrar por el impuesto a los bienes personales a partir del año próximo. La discusión no es menor: si no se actualiza antes de fin de año la base imponible del patrimonio a partir del cual se debe tributar, alrededor de 600.000 contribuyentes ingresarán en el pago del impuesto aunque no hayan incrementado su número de bienes.

Envalentonada tras la demostración de fuerza que realizó el viernes pasado al rechazar el presupuesto, ahora la oposición se proponen convertir en ley la media sanción del Senado que propone elevar de $2 millones a $6 millones el mínimo no imponible del impuesto. Para ello convocó para mañana a una sesión especial, previa reunión de la Comisión de Presupuesto, emplazada a discutir el asunto.

El oficialismo, que hasta ahora hizo todo por esquivar el debate -por el costo fiscal que implica la media sanción del Senado-, se vio forzado a presentar una contrapropuesta que hizo trascender hoy por la tarde de manera informal. Los opositores la evalúan, pero tienen sus dudas y desconfían del oficialismo.

“A nosotros no nos llegó ninguna propuesta oficial. Veremos mañana en la Comisión de Presupuesto. Por ahora seguimos adelante con la sesión especial”, adelantó Mario Negri, jefe del bloque de la UCR.

En el mismo sentido se expresó el jefe del interbloque Federal, Alejandro “Topo” Rodríguez. “Nuestro Interbloque firmó la convocatoria para tratar el proyecto venido del Senado en revisión. Ese es el proyecto que vamos a apoyar. Seguiremos siendo coherentes”, sostuvo.

La propuesta del oficialismo propone, al igual que la media sanción del Senado, actualizar la base imponible del impuesto y elevarlo a $6 millones; sin embargo, también dispone gravar con el 1,5% aquellos patrimonios superiores a los $100 millones. Actualmente esa alícuota es de 1,25% para los bienes que superan los $18 millones.

El proyecto, además, mantiene inalterado el mínimo no imponible para inmuebles destinados a casa habitación (hoy es $18 millones); el proyecto que votaron los senadores busca llevarla a $30 millones. También se mantiene intacta la alícuota diferencial que se aplica sobre los bienes radicados en el exterior, del 2,25%.

“Ciertamente esto no lo vamos a permitir. No lo vamos a avalar: la alícuota diferencial del 2,5% sobre los bienes en el exterior estaba contemplada en el proyecto de presupuesto que fue rechazado el viernes pasado. Ahora el oficialismo pretende reflotarlo en esta iniciativa”, enfatizó el diputado Alejandro Cacace en declaraciones a Diputados TV. “También propone gravar con el 1,5% los patrimonios superiores a los $100 millones; tampoco estamos de acuerdo: nosotros nos comprometimos en campaña a no subir impuestos”, agregó.

Desde el oficialismo, Sergio Massa, presidente de la Cámara de Diputados, defendió que se pretenda aplicar una alícuota diferencial del 2,25% para los bienes radicados en el exterior. Como indicó Cacace, este punto estaba contemplado en el proyecto de presupuesto pero, al ser rechazado, el fisco se privará de esa recaudación; en un tiro por elevación a los opositores, Massa advirtió que, por esa razón, las provincias dejarán de recaudar $76.312 millones en concepto de coparticipación.

La pelea por el quorum

La principal novedad que arroja la iniciativa oficialista respecto de la media sanción del Senado es que dispone una actualización anual y automática mediante el Índice de Precios al Consumidor Nivel General (IPC); se aplicaría sobre el mínimo no imponible vigente para el conjunto de los bienes (no para el mínimo especial para casa habitación) y para los tramos de la escala de alícuotas.

Según indicaron fuentes del oficialismo, de prosperar esta nueva propuesta el bloque de senadores que conduce José Mayans en la Cámara alta se compromete a debatirla antes de fin de año. Lo sugestivo es que, de ser así, daría marcha atrás con lo que aprobó hace apenas un mes atrás, cuando, en plena campaña electoral avaló por unanimidad el proyecto que impulsó en su momento el exsenador kirchnerista Carlos Caserio y que ahora la oposición hace suyo.

La contrapropuesta oficialista no convence a los opositores que, por ahora, insisten con la convocatoria a la sesión especial. Para ello deberán reunir el quorum -129 voluntades- en el recinto. El bloque de Juntos por el Cambio reúne 116 integrantes, mientras que el interbloque Federal suma otros 8 diputados. A ellos se sumarían los cuatro diputados libertarios encabezados por José Luis Espert y Javier Milei.

También los cuatro diputados de izquierda -encabezados por Romina Del Plá y Nicolás del Caño- serían de la partida. “Vamos a votar positivo el proyecto que obtuvo media sanción en el Senado, ya que sería un alivio para 450.000 personas que hoy están injustamente alcanzadas por el gravamen. Cualquier otro proyecto lo tenemos que analizar”, adelantaron.

En cambio, el interbloque Provincias Unidas -presidido por el rionegrino Luis Di Giacomo- si bien se había sumado a la jugada opositora de emplazar a la Comisión de Presupuesto a que discuta la actualización del impuesto, se inclina por avalar la contrapropuesta oficialista. Así, la oposición perdería cuatro votos.

En caso de no aprobarse la actualización, este sería el tercer año con el mismo mínimo no imponible, pese a que al final del actual bienio se habrá acumulado una inflación mayor al 100% y una suba de alrededor de 74% de la cotización del dólar que se toma como referencia para las valuaciones en Bienes Personales.

Con estos argumentos, el bloque kirchnerista impulsó la actualización del tributo. “Después de casi tres años (sin actualización) la verdad es que cualquier familia que posea un coche chico y un terreno en el cual va a construir su casa o su vivienda, estaría gravado o tributando este impuesto, lo que consideramos que es una cosa injusta, porque los impuestos tienen que ser justos y sensatos, para que los contribuyentes que aporten al Estado lo hagan en situaciones razonables”, defendió el entonces senador Caserio en el recinto de la Cámara alta. Todavía no había terminado la campaña electoral y el cordobés pretendía renovar su banca. No lo logró. Ahora el oficialismo, entre la espada y la pared, busca salir de la trampa que él mismo se tendió.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.