El oficialismo se pone en modo “vale todo” y apela al pragmatismo electoral

·4  min de lectura
El gobernador Axel Kicillof, al anunciar el regreso de los locales bailables en la provincia de Buenos Aires.
MARIANO SANDA

Con un elevado nivel de pragmatismo, el Frente de Todos busca acercarse al campo que votó mayoritariamente en contra del Gobierno, en provincias que definirán la composición del Senado; seducir a los jóvenes que siguen enojados por el encierro de la pandemia y se vuelcan a otras opciones políticas; y reconquistar a los electores “propios” que en las PASO no fueron a votar porque se sintieron descuidados. “Hace mucho que no lo vemos por acá” , reprocharon a un intendente del PJ en una villa del Conurbano.

El inicio formal de la campaña hacia las elecciones legislativas de noviembre encuentra a la coalición oficialista en pleno reseteo de la estructura del Gobierno, con la vuelta de la vieja guardia del PJ -Aníbal Fernández incluido- y el retroceso del ala progresista; con el presidente Alberto Fernández corrido del centro de la escena y la idea fija de recuperar la fortaleza en la provincia de Buenos Aires. Para eso necesita reactivar el oxidado aparato territorial bonaerense.

Citan a indagatoria a Mauricio Macri y le prohíben salir del país

La tregua fotográfica que concedió Cristina Kirchner a Alberto Fernández en la Casa Rosada se inscribe en ese contexto de emergencia electoral: la vicepresidenta buscó dejar en claro su apoyo a un proyecto beneficioso para el sector agroindustrial, del que participó en su gestación, pese a la mala relación histórica que mantiene con el campo. De ahí que Julián Domínguez, de regreso en Agricultura, se haya convertido rápidamente en una figura determinante del andamiaje gubernamental.

Después de entronizar una virgen de Luján en su despacho ministerial, el funcionario con llegada al Papa Francisco no sólo encabezó la presentación de la “ley agroindustrial” con apoyo de la poderosa industria aceitera, sino que viene de anunciar la flexibilización del cepo a la exportación de carne -tras una demorada convocatoria oficial a la Mesa de Enlace- y se erigió como un aliado clave de gobernadores peronistas en problemas electorales, como el santafesino Omar Perotti y el pampeano Sergio Ziliotto.

La Mesa de Enlace en el encuentro con el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, cuando se anunció la flexibilización del cepo a la carne.
La Mesa de Enlace en el encuentro con el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, cuando se anunció la flexibilización del cepo a la carne.


La Mesa de Enlace en el encuentro con el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, cuando se anunció la flexibilización del cepo a la carne.

A tal punto que este fin de semana Domínguez viajará a Santa Rosa en su primera salida de Buenos Aires desde que se incorporó al gabinete , que fue calificado de “subsistencia” por un experimentado operador que ya atravesó varios gobiernos peronistas. La misma fuente hizo notar que “no había ni un albertista” sentado a la mesa que comandará la campaña del FDT en territorio bonaerense, pese a que se reunió dentro de la propia Casa Rodada.

En las oficinas del Ministerio del Interior dieron cita Máximo Kirchner, Sergio Massa y Martín Insaurralde, éste último empoderado en el gabinete bonaerense y con una conducta gestual más optimista que la del gobernador Axel Kicillof, quien todavía luce golpeado por la dura derrota en las PASO. “Sigue en funciones la mesa y se ratifica la idea de que cada espacio se dirige al sector donde encaja mejor. Tenemos que explotar esos diferenciales y no superponernos en la campaña” , dijo a LA NACION un funcionario al tanto del rearmado de la estrategia oficialista.

Por caso, Kicillof privilegiará las incursiones en el interior bonaerense –que definirá la composición del Senado provincial- aunque “sin descuidar el conurbano, que es donde faltaron muchos votos propios”. El Gobernador envió también un mensaje a los jóvenes, un sector que está enemistado con el Frente de Todos, al disponer la reapertura de las discotecas tras el cierre forzado por la pandemia.

El cimbronazo de la derrota también sacudió al bloque oficialista de la Cámara de Diputados, donde a Máximo Kirchner le hacen llegar cuestionamientos legisladores de todo el país, que se filtran por los pasillos del Congreso pese a la persistente vocación por el hermetismo que sigue demostrando el hijo de la vicepresidenta. “Yo soy peronista, antes que kirchnerista. Y la campaña será provincial, antes que nacional” , avisó un diputado del litoral, que participó de las reuniones encabezadas por el jefe de La Cámpora en el segundo piso de la Cámara baja.

Alberto Fernández, Máximo Kirchner y Sergio Massa
Alberto Fernández, Máximo Kirchner y Sergio Massa


Alberto Fernández, Máximo Kirchner y Sergio Massa

Un piso más abajo buscaba Sergio Massa destrabar la presentación del Presupuesto 2022 por parte de Martín Guzmán. Ya se sabe que el kirchnerismo buscará hacer modificaciones al proyecto original, mientras que Juntos por el Cambio aprovecha el desconcierto oficialista para desafiar a Massa con quitarle la presidencia de la Cámara si ratifica su victoria electoral en noviembre . Y en el Senado, la “mano de hierro” de Cristina Kirchner tuvo que ceder ante la presión opositora para que regresen las sesiones presenciales, desde la semana próxima.

Los tres integrantes de la mesa chica del Frente de Todos, Alberto Fernández, Cristina Kirchner y Sergio Massa, sufrieron las consecuencias políticas de la derrota en las PASO. El más afectado parece haber sido el Presidente, que pasó de dar discursos prácticamente a diario, a reunirse en privado y con perfil bajo, con familias y comerciantes en la Provincia. “Parece que lo mandaron a timbrear” , ironizó un dirigente peronista, en referencia al estilo de campaña que caracterizó al Pro de Mauricio Macri.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.