El oficialismo pide desestimar las denuncias contra el juez Canicoba Corral en el Consejo de la Magistratura

Candela Ini

El consejero de la magistratura y dirigente radical Juan Pablo Más Vélez pidió desestimar las denuncias por el crecimiento patrimonial de juez federal Rodolfo Canicoba Corral. En el dictamen firmado por Más Vélez, al que accedió LA NACION y que será tratado pasado mañana en la Comisión de Acusación y Disciplina, se concluyó que "no se encuentra reproche alguno al magistrado" por su enriquecimiento.

Más Vélez ocupa una de las sillas del oficialismo en el Consejo de la Magistratura, el organismo encargado de designar y remover a los jueces. Canicoba Corral encabeza uno de los 12 juzgados de los tribunales federales de Comodoro Py. En su juzgado se tramitan causas sensibles para el poder. En 2017, sobreseyó en tan solo tres meses al director de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, entonces sospechado por sus vínculos con el Lava Jato brasileño.

Este dictamen se conoce mientras el juez tiene en sus manos una causa que preocupa al Gobierno: se trata de una denuncia de la misma AFI, para verificar si ocurrieron actos de espionaje ilegal bajo la órbita del organismo y otros organismos estatales, tras una nota publicada por LA NACION en 2017.

Canicoba acumuló, entre 2017 y 2019, cinco denuncias por su crecimiento patrimonial. LA NACION reveló que Viviana Tejada, su mujer, acumuló una fortuna desde su estudio jurídico que le permitió adquirir propiedades y vehículos que también utilizó el juez. El magistrado, además, tomó 20 vuelos privados de empresarios amigos para viajar los fines de semana a Uruguay.

Los cinco expedientes que apuntan a Canicoba Corral son por presunto enriquecimiento ilícito, vinculación de inmuebles millonarios y recepción de sobresueldos. Fueron iniciados a partir de denuncias del consejero de la magistratura Pablo Tonelli, del diputado de la Coalición Cívica Juan Manuel López, por el gremialista Omar el "Caballo" Suárez y por el contador forense Alfredo Popritkin. Como Más Vélez consideró que las causas eran conexas, acumuló los cinco expedientes y tomó medidas de prueba en los últimos diez meses. Se libraron oficios a los organismos públicos como la AFIP, el Renaper, al Banco Central y a la Dirección Nacional de Migraciones, entre otros.

Las cinco denuncias contra el juez

Por los vuelos privados a bordo de aviones de empresariosPor el presunto cobro de sobresueldos de parte de la SIDE Por su crecimiento patrimonialPor el pedido de dinero a un imputado y no cuidar su saludPor presunto enriquecimiento ilícito

El mes pasado Canicoba Corral hizo un descargo formal ante la Comisión de Acusación y Disciplina, donde aseguró que su crecimiento patrimonial se explica por los ingresos de su pareja. "Pareciera que mi cónyuge no pudiera haber tenido más ingresos económicos que el marido; su labor es menospreciada para hacerla aparecer como una mera acompañante de este magistrado, rayanos en una discriminación de género", había planteado.

"Las supuestas irregularidades patrimoniales atribuidas al magistrado no han podido ser acreditadas en el marco de esta investigación pues, respecto de los hechos concretamente denunciados en autos, las constancias obrantes en las actuaciones respaldarían la evolución del patrimonio familiar de Dr. Canicoba Corral y su esposa, la Sra. Tejada Soriano, sin que se hayan invocado circunstancias ni aportado elementos que permitan poner en crisis tal conclusión", concluyó Más Vélez en el dictamen que favorece al magistrado.

En uno de los expedientes, iniciado a partir de la denuncia de Tonelli por la vivienda de 2.000.000 de dólares donde vive el juez, Más Vélez afirmó: "Pareciera que se pretende responsabilizar al magistrado por su sola condición de esposo de la Sra. Tejada Soriano, quien es socia y presidente de Gadega SA (la cual reviste la condición de titular del inmueble en cuestión)".

Ante la consulta de LA NACION, desde el entorno de Más Vélez dijeron que se pidieron las declaraciones de Tejada por los períodos investigados, de modo tal de verificar que tuviese ingresos suficientes para comprar el 80 por ciento de la propiedad de Vicente López, otros gastos de viajes y que tuviese participación en la sociedad titular del departamento de Barrio Norte.

El único elemento que Más Vélez no pidió desestimar es el referido a los vuelos privados que tomó Canicoba Corral a bordo de aviones de empresarios. "Este último punto, entonces, debe ser todavía objeto de investigación, para determinar si el Dr. Canicoba Corral, al aceptar y realizar tales viajes aéreos con los propietarios de las aeronaves, incurrió en algún conflicto de interés o conducta indebida que eventualmente pueda configurar una causal de remoción o falta disciplinaria", consideró.