El oficialismo podría perder la primera minoría en Diputados si Grabois decide romper con el Gobierno

·4  min de lectura
Grabois junto a los tres diputados nacionales del Frente Patra Grande: Itai Hagman, Natalia Zaracho y Federico Fagioli.
Grabois junto a los tres diputados nacionales del Frente Patra Grande: Itai Hagman, Natalia Zaracho y Federico Fagioli. - Créditos: @YouTube

El “efecto Massa” no tardó en impactar de lleno en la frágil convivencia interna del Frente de Todos. Disconformes con las primeras medidas que anunció el flamante ministro de Economía, el dirigente Juan Grabois y los tres diputados que le responden en el Frente Patria Grande amenazaron con romper con el Gobierno, situación que podría costarle al oficialismo perder su condición de primera minoría en la Cámara baja.

En efecto, de producirse la ruptura, la bancada que conduce Germán Martínez pasaría de 118 miembros a 115, con lo que se colocaría numéricamente debajo del interbloque Juntos por el Cambio, con 116 integrantes. El impacto no será tal, en cambio, si los tres diputados -Itai Hagman, Natalia Zaracho y Federico Fagioli-conformaran un sub-bloque, pues permanecerían dentro del oficialismo, ya devenido en interbloque. Esto es lo que discutirán los referentes del Frente Patria Grande en los próximos días.

Itai Hagman busca el milagro de ingresar al Congreso por Camino Popular
Itai Hagman, autor del proyecto del salario básico universal - Créditos: @Guadalupe Aizaga

Cualquiera de las dos alternativas, de concretarse, no tendrán efecto inmediato en el actual esquema de autoridades de la Cámara baja (que se renovarán en diciembre), pero le provocarían más dolores de cabeza a la conducción del bloque oficialista que, con tres diputados menos en su haber, verá más complicada la tarea de alcanzar el quorum en el recinto cuando se discutan las leyes económicas más espinosas, entre ellas el presupuesto.

En la cúpula del bloque oficialista no sorprendió la actitud de los diputados “rebeldes” e intentan no dramatizar la situación. Apuestan a que el diálogo finalmente evite el trauma de la ruptura. Ni bien asumió el martes pasado, la flamante presidenta de la Cámara de Diputados Cecilia Moreau recibió a Grabois en su despacho y, al día siguiente, Martínez tuvo una charla mano a mano con los diputados Hagman, Zaracho y Fagioli. Sabían de su descontento y buscaron apaciguar los ánimos, aunque en el fondo admiten que, más allá de su disposición al diálogo, la situación los excede. “Es la Casa Rosada la que imparte la línea económica”, se escudan.

Tras las conversaciones con Moreau y Martínez, el trío decidió asistir “como gesto de buena voluntad” a la asunción de Sergio Massa como ministro de Economía en la Casa Rosada. Sin embargo, cuando se dieron a conocer las primeras medidas, se convencieron de que el Gobierno se ubicó en las antípodas de sus reclamos .

“Aunque hubo tibias referencias a los jubilados y los asalariados del sector privado, no hubo el más mínimo anuncio para los sectores sociales postergados”, fue el reproche que lanzó el Frente Patria Grande al día siguiente de los anuncios de Massa. “Hubo, en cambio, anuncios para otros sectores, en particular los grandes empresarios, los exportadores, la megaminería, las petroleras, así como la continuidad sin cambios del acuerdo antipopular suscrito con el FMI”, se lamentaron.

Las huestes de Grabois definirán en diez días, en un congreso con la militancia del Frente Patria Grande, si permanecerán o no dentro del Frente de Todos. “No hemos definido irnos (del Frente de Todos), pero sí hemos planteado la necesidad de discutir nuestra continuidad o no, nuestra pertenencia, en el bloque, o construir un interbloque”, anticipó el diputado Fagioli, quien consideró “insuficientes” los anuncios de Massa.

Juan Grabois, últimamente más cercano al Polo Obrero que al oficialismo
Juan Grabois, últimamente más cercano al Polo Obrero que al oficialismo - Créditos: @Twitter

“Faltó acordarse de los argentinos y las argentinas que están por debajo de la línea de indigencia”, reprochó el bonaerense, quien insistió en la necesidad de discutir la instrumentación de un salario básico universal, bandera de su agrupación.

En la cúpula oficialista descuentan que esta iniciativa difícilmente prospere por el costo fiscal que implica. Sin embargo, no descartan de que avancen otros proyectos pendientes que presentó la agrupación de Grabois , como una nueva ley de envases o la de pesca artesanal.

“Es una paradoja: mientras ‘los de arriba’ (el presidente Alberto Fernández y Cristina Kirchner) se peleaban, nosotros en el bloque nos mantuvimos unidos. Ahora que en la cúpula del Frente de Todos lograron una cierta unidad de acción, abajo nos peleamos. Igualmente la sangre no va a llegar al río”, confió un veterano legislador oficialista.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.