Gobierno Argentina modifica proyecto de ley de "emergencia económica" en busca apoyo opositor

Foto de archivo. Un hombre muestra pesos argentinos afuera de un banco en el distrito financiero de Buenos Aires.

BUENOS AIRES, 18 dic (Reuters) - El peronismo que asumió el poder la semana pasada en Argentina dijo el miércoles que modificó el proyecto de ley de "emergencia económica" que envió el martes al Congreso, en busca del apoyo necesario para aprobar una iniciativa que eleva impuestos para lidiar con una grave crisis.

Ante el rechazo que el proyecto generó entre diputados de la oposición y algunos aliados del peronismo, el oficialismo decidió modificar un polémico artículo (el número 85) que otorgaba al presidente de centroizquierda Alberto Fernández amplias facultades para modificar las estructuras del Estado.

Con el cambio, el Gobierno espera que la iniciativa, que busca garantizar el equilibrio fiscal, sea aprobada esta misma semana, pese a las fuertes discrepancias de la oposición.

La diputada Fernanda Vallejos, del oficialista Frente de Todos, confirmó a Reuters que se eliminó el artículo 85 y que el jueves se debatirá en el recinto de Diputados.

El proyecto faculta al Poder Ejecutivo a gestionar la reestructuración de la deuda que el país debe enfrentar, después de que el Gobierno anterior anunció que tenía que reperfilar las obligaciones por unos 100.000 millones de dólares con acreedores privados y con el Fondo Monetario Internacional.

"Esta ley, por todos los elementos que contiene, es muy importante para demostrar que (...) hay un compromiso con equilibrar las cuentas y con tener un sendero que sea consistente con la recuperación de la economía", dijo el ministro de Economía, Martín Guzmán, en una entrevista en el canal de televisión TN.

"Es una crisis muy profunda que hay que resolver y para eso tiene que haber un cambio de rumbo con nuevas medidas", agregó.

Mientras se debatía en comisión de la Cámara baja el proyecto de ley, centenares de personas marchaban al Congreso para protestar contra la iniciativa, que incluye un impuesto del 30% para la compra de divisas o para el pago de servicios o de bienes comprados en el exterior o a través de internet, así como para los gastos por turismo en el extranjero.

Además, golpea a la clase media al subir las alícuotas del impuesto a los bienes personales y aumenta también los impuestos a las exportaciones agrarias. [nL1N28R19F]

Miguel Masa, un desocupado de 59 años, se unió a los manifestantes que llevaban banderas banderas argentinas y cacerolas como forma de protesta.

"El señor presidente de la nación dijo el 10 de diciembre de este año: 'Si algo no les gusta de mí, salgan a la calle'. Acá está el pueblo en la calle, señor presidente, y estamos pidiendo seriedad, por favor", explicó Masa a Reuters.

De ser aprobado por la Cámara de Diputados, la iniciativa sería tratada el viernes en el Senado, donde el oficialismo no necesita de aliados para alcanzar la mayoría.

"Llamamos a la reflexión sobre la necesidad de acordar (...) lo que son las leyes que benefician y necesitan los vecinos de la Argentina y aquellas que avasallan sus derechos", dijo la diputada opositora Roxana Reyes durante el debate en comisión.

En medio de una prolongada recesión, una inflación superior al 50% anual y una pobreza cercana al 40%, el proyecto de ley busca mantener el equilibrio fiscal para garantizar el pago futuro de la deuda pública -actualmente bajo renegociación- y, a la vez, expandir el gasto social para impulsar la economía con el crecimiento del mercado doméstico.


(Reporte de Nicolás Misculin, Reporte adicional de Eliana Raszewski y Miguel Lo Bianco. Editado por Walter Bianchi y Juana Casas)