El oficialismo minimizó el impacto de la salida de Antonio Pronsato, elogiado desde el sector privado

·3  min de lectura
Yacimiento Bajada del Palo Oeste, a 20 km de Anelo en Neuquen y explotado por la firma Vista. Equipo de perforaci-n a punto de concluir su labor. Cada pozo, de 12 millones de d-lares, vierte petr-leo por un ano y luego deben ponerle bombas para seguir extrayendo. 
ECO      Foto: Hernan Zenteno   27_2_20
Hernan Zenteno

La salida de Antonio Pronsato de la Unidad Ejecutora de Enarsa para la construcción del gasoducto Néstor Kirchner, que en una primera etapa cubrirá el tramo entre Vaca Muerta y Salliqueló, abrió distintas lecturas en las últimas horas. Desde el oficialismo buscaron relativizar el impacto de la salida de Pronsato, aunque cruzaron dardos internos entre las distintas facciones. En paralelo, fuentes del sector privado involucrado en el proyecto resaltaron el “perfil técnico” del ahora exfuncionario, así como la posibilidad de diálogo y trabajo diario que había con él, al tiempo que apuntaron a las diferencias internas que atraviesa el Frente de Todos para enmarcar las demoras en el proyecto.

“La obra sigue avanzando en los plazos definidos. Quien tiene a su cargo la obra es Enarsa y yo estoy en contacto con Agustín Gerez (director de Enarsa). Hay un cuadro técnico que ha tomado una decisión, pero hay que seguir trabajando en los plazos estipulados: la política energética siempre es a mediano y largo plazo”, dijo por la mañana Darío Martínez, titular de la Secretaría de Energía, a Radio 10, para referirse a la salida de Pronsato.

Crece el escándalo en Mendoza por un subsidio millonario a un pastor evangélico que se alió al oficialismo

La misma línea abonaron en las filas de La Cámpora. “Está inflado que Pronsato era el responsable del gasoducto, cuando el responsable es Gérez” , advirtieron. De todos modos, reconocieron al flamante exfuncionario como un “hombre que sabe y conoce del sector”, pero insistieron “que no era ‘el uno’”.

La renuncia de este lunes no fue la primera que intentó Pronsato. Las distintas fuentes del ámbito privado consultadas coincidieron en que sabían que el exfuncionario ya había intentado su salida y que sus superiores le habían pedido expresamente que siguiera en el cargo. Las interpretaciones respecto de por qué esta vez presentó su dimisión de forma indeclinable -a diferencia de las anteriores- apuntan a que Pronsato habría anticipado que al próximo invierno no se llega con la obra y que el proyecto “está muy politizado, inmerso en la interna del Gobierno”, señalan.

“Con la demora en el pliego por la construcción del gasoducto es improbable que esté terminado para el invierno que viene”, se sinceran desde distintas terminales públicas y privadas. “Hay muchas variables que nadie coordina”, describen.

La “ausencia de poder y de conducción a nivel nacional” fue referida tanto desde el ámbito privado como desde las filas de La Cámpora . “El presidente pisó durante ocho meses el gasoducto y es él quien sigue teniendo la firma”, completan desde la organización kirchnerista. Cerca del mandatario niegan de plano que Fernández haya tenido parado el proyecto.

Pronsato es señalado como un funcionario de “gestión”, “bien técnico”, según coinciden tanto en la órbita pública como privada. Refieren incluso a su desempeño cuando estuvo a cargo de la ampliación de los gasoductos TGS y TGN, durante el anterior gobierno kirchnerista. “Es una persona efectiva, con la que se venía trabajando muy bien y servía mucho para el día a día”, reconocen desde una de las empresas vinculadas a la obra.

Otro de los consultados definió a Pronsato como “un empujador, que conoce y sabe”, y agregaron: “Hay mucho malestar por el no cumplimiento de los plazos y entre todos se tiran la pelota sobre la dificultad de ejecutar una obra de estas características”, insisten. “La obra está sin licitar, hay una complejidad de logística y es casi imposible pensar que se va a llegar a lo plazos previstos”, describieron.

El gobierno de Santa Cruz pidió a una panadería que done 6330 kilos de pan por mes a escuelas necesitadas

“Obviamente que la interna política afecta”, aseguran desde el sector privado. “Es todo de muy complejo a imposible”, reconoció otro de los consultados a la hora de hablar de las dificultades que atraviesan. A eso suman lo que consideran que es leído por varios como una presión: “La publicidad del Gobierno habla de que el gasoducto ya se puso en marcha y ni se licitaron los pliegos siquiera” , se sinceró otra de las fuentes consultadas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.