El oficialismo se lanza a la campaña, con menos exposición de Fernández y dudas sobre el rol de Cristina

·5  min de lectura
El presidente Alberto Fernández durante una recorrida por Dock Sud, en sus nuevas salidas de "microcampaña".
Presidencia

Aunque sigue impactado por la derrota en las PASO y se acomoda a los cambios forzados en el Gabinete nacional, el oficialismo iniciará mañana la etapa definitoria de la campaña hacia las elecciones legislativas , con una andanada de actos públicos, anuncios y medidas de índole económico, con las que buscará imprimirle un mayor dinamismo a la gestión. El nuevo rol de Alberto Fernández, con menor exposición, y las dudas sobre la forma en que participará Cristina Kirchner, forman parte del combo político con el que el Frente de Todos intenta rearmarse para revertir el resultado adverso de las primarias.

Según pudo saber LA NACION, en el Gobierno dan por sentado que la exmandataria tendrá sus participaciones en la campaña pero afirman que, al igual que sucedió en la previa a las primarias, no se conocerán con exactitud cuáles serán hasta prácticamente el momento en que se concreten. “Se irá viendo”, dicen desde el entorno del Presidente y afirman que se replicaría el esquema anterior.

Mientras que en el sector más kirchnerista de la coalición de gobierno confían en que está será una campaña “más horizontal” en la que “van a jugar más todos”. “Quedó demostrado que Alberto solo no puede llevar todo el peso de la campaña”, completa una fuente de ese ala del oficialismo.

“El presidente va a seguir con sus microacciones”, explican desde su entorno. “Escuchar y estar cerca de la gente, eso es lo que va a hacer”, aseguran. Se refieren a las presentaciones que Fernández comenzó el último viernes en Pilar y que se repitieron en los últimos días en Dock Sud, Lanús e Ituzaingó. “Se escuchó a la gente en las urnas y se tomaron medidas, ahora el presidente sigue escuchando las inquietudes de las personas para seguir en ese camino”, agregan desde su entorno. “Se va a ir “mechando” entre esos encuentros y los actos tradicionales”, completan.

Tanto de uno como de otro sector se hace referencia a los cambios de nombres en las jefatura de Gabinete, nacional, y en la bonaerense, el territorio electoral más grande del país. “Entró (Juan) Manzur por (Santiago) Cafiero y Martín (Insaurralde) por Carli (Carlos) Bianco, ese es el principal cambio”, sintetiza una fuente del Ejecutivo.

En ese sentido, se hace alusión a uno de los principales cambios de eje de campaña con una provincialización y territorialización, que gana por sobre una estrategia nacional. “Se va a potenciar a los intendentes”, explica una fuente de la campaña bonaerense. “La mejor prueba de que se da lugar a los intendentes es la elección de Insaurralde como jefe de Gabinete bonaerense, es el puente con ellos. Y Manzur, con los gobernadores, federaliza el país”, dicen con moderado optimismo en Casa Rosada.

Por estas horas, en Balcarce 50 buscan bajarle el impacto de las tensiones internas del Frente de Todos haciendo alusión a la foto difundida ayer en la que se lo vio a Fernández junto al ministro Eduardo “Wado” de Pedro, cuya renuncia originó el dominó de dimisiones que dejó al descubierto la crisis de la coalición. “Esa es la mejor síntesis de que hay que mirar para adelante y seguir”, afirma otra de las voces consultadas.

“Se convive con las tensiones”, fue la fórmula que encontró otra de las fuentes consultadas por LA NACION para explicar el momento actual de la coalición gobernante. Parte de esa convivencia por momentos difíciles habla también de una falta aún de bajada de lineamientos a los candidatos , así como de los tonos y los discursos que en los próximos días empezarán a escucharse en los medios de comunicación.

En donde sí hay coincidencia es en la necesidad de “escuchar”, uno de los conceptos más repetidos cuando se habla de lo que se viene por parte tanto de los candidatos como del propio Presidente. “Es una campaña en la que se va a escuchar mucho y más. Se va a ver una intensificación del contacto con la ciudadanía”, completa una fuente de la campaña.

En la práctica el oficialismo se aferra a un dato clave: a partir del 1 de octubre ya no se usarán más barbijos al aire libre. Eso, explican, impactará directamente en los actos, dónde podrá ver más gente. “Va a devolver la mística, nos va a permitir más recorridos. La relajación del territorio va a permitir más territorialidad”, confían en el gobierno.

Definida como “la madre de todas las batallas”, la bonaerense es la clave a la que se mira con ansias y este martes concentró una serie de reuniones y encuentros en post de definiciones en la propia Casa Rosada, durante buena parte de la jornada. Insaurralde, el gobernador Axel Kicillof y Máximo Kirchner fueron sólo algunos de los que pasaron este martes por la casa de Gobierno.

“¿Campaña? ¡Ya estamos en campaña!”, sintetiza una fuente de Casa Rosada previo a enumerar las medidas anunciadas desde el martes de la semana pasada, tras la asunción de Manzur. “Da dos buenas noticias por día. Eso es campaña. Está imprimiendo ritmo a la gestión”, completan.

“Están todos contentos con lo que está pasando: Manzur, Aníbal (Fernández) y (Julián) Domínguez, en un par de días te metieron anuncios que los distintos sectores más necesitaban, decime si eso no es campaña y gestión” , pregunta una de las voces consultadas.

“El gran bálsamo es sentir que las cosas están avanzando, que hay resultados con creces. Es díficil porque hay un resultado muy difícil de dar vuelta, pero se está cumpliendo con creces y eso hace que las personas hayan pasado a un segundo plano”, confió uno de los consultados. “ Nos gustaría estar en la cresta de la ola como en 2019 , pero estamos mejor que hace dos semanas, seguro”, completa un tercero.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.