El oficialismo desoye los consejos de su propio manual de campaña

·5  min de lectura
Sergio Massa junto a Cristina Kirchner y Alberto Fernández en el plenario del Frente de Todos de la Provincia de Buenos Aires, en La Plata
Prensa Massa

Cuando faltan diez días de las elecciones primarias, el oficialismo parece haberse salido de los cauces delineados por el manual de campaña del Frente de Todos, conocido públicamente a comienzos del mes pasado y que orientaba a los referentes oficialistas sobre qué temas abordar, cómo hacerlo y cuáles evitar. Incluso el propio presidente Alberto Fernández pareció esquivarlo este martes en su discurso en Tecnópolis, en el acto en el que buscó recuperar centralidad luego de la crisis de las últimas semanas.

Allí también se lanzó un spot que, haciendo eje en la figura de Mauricio Macri, va a contramano de las recomendaciones escritas en la presentación de 35 páginas, que se distribuyó entre los candidatos.

Claro que entre la difusión del manual para los candidatos y los últimos movimientos, hubo un hecho clave: la publicación de la foto del Olivosgate. La imagen desató una crisis interna, acrecentada luego por las sucesivas polémicas que abrió el mismo Fernández al intentar defenderse.

Qué dice el manual que el Frente de Todos les distribuyó a sus candidatos

Desde el entorno del presidente relativizaron el peso del documento en lo referente al mandatario. “Es una recomendación lo que se hizo, después los que bajan línea de cómo transitarla son el Presidente, la vice, los principales referentes”, explicaron, y afirmaron que el manual “es para los candidatos”.

“Además, en la práctica ese tipo de sugerencias o directivas, sufre recambios o reajustes”, agregaron, para descartar que estos tengan que ver con el escándalo por la filtración de las imágenes de los festejos en la residencia de Olivos en plena pandemia.

Victoria Tolosa Paz y Leandro Santoro en el acto del Frente de Todos en Tecnopolis
Tomás Cuesta


Victoria Tolosa Paz y Leandro Santoro en el acto del Frente de Todos en Tecnopolis (Tomás Cuesta/)

“Vienen los consultores y te arman un manual, pero en el medio pasa la realidad. Y la realidad, como decía el general (por Perón), es la única verdad”, sostuvo un importante analista político ante LA NACION, en una lectura compartida en más de un espacio de la política.

En ese cambio de escenario hay quienes enmarcan también, junto al cimbronazo que produjo la foto de Olivos, la preocupación por los números que puedan darse estas elecciones en la provincia de Buenos Aires, principal distrito electoral del país. “Estamos manejando muy buenos números en la provincia y a nivel nacional”, aseguran en el Gobierno, para despejar esos temores. De acuerdo al manual, la expectativa oficialista es “superar el 40% (de los votos) a nivel nacional, alcanzar el 42% en la provincia de Buenos Aires y repetir el resultado de las elecciones al Senado”.

“¿Por qué iban a hacer otra cosa en la campaña que lo que hacen en el Gobierno? No hay un plan económico, solo medidas, mirá si va a haber un plan de campaña”, inquirió otra de las voces consultadas por este diario.

Una de las máximas del manual pasa por evitar las agresiones. “Que de eso se ocupen canales paralelos. Cuando nosotros atacamos a Macri, lo volvemos más aceptable para quienes nos rechazan”, se detalla. Ese punto quedó completamente obsoleto este miércoles con el spot en el que se apuntó de lleno al exmandatario y a la exgobernadora María Eugenia Vidal.

A lo que se sumó el discurso de Fernández, en el que también le apuntó con dureza a su antecesor, en reiteradas oportunidades. Quienes defienden a Fernández consideran que “era inevitable para hablar de futuro, como dice el manual y hacia adónde apunta la campaña y el proyecto, relatar desde dónde se venía”. Cerca suyo van más allá y sostienen que “ se lo ve muy bien al Presidente , el tema es que hay un sector de lo medios que está descontextualizando todo en todo momento”.

Invitado a una entrevista radial, el último viernes Fernández también se explayó sobre la Justicia, uno de los ítems -junto a la corrupción y la política internacional- no recomendado en campaña y que en todo el espacio tienen en claro que conviene evitar. “Desconozco por qué el Presidente habló de eso, está claro que la Justicia no es un tema de campaña” , sostuvo un hombre del kirchnerismo duro. “Realmente no lo entiendo, pero él tendrá sus motivos”, deslizó.

Alberto Fernández en Tecnópolis
Tomás Cuesta


Alberto Fernández en Tecnópolis (Tomás Cuesta/)

Las incomodidades respecto de las declaraciones presidenciales que se salen del libreto y abren nuevas polémicas son compartidas en distintos sectores del oficialismo. Entre ellos tampoco entienden por qué motivo, en esa misma entrevista, Fernández defendió a la docente que increpó a un alumno por defender al macrismo . Lo hizo a contramano de lo que acababa de decidir la provincia de Buenos Aires, con la suspensión de la docente, y de las declaraciones del ministro de Educación, Nicolás Trotta, quien había afirmado: “Nos oponemos a todo tipo de adoctrinamiento”.

El cumpleaños que violó la cuarentena: los invitados debieron pagar medio millón de pesos

En el manual también se pone a Santa Fe como un distrito prioritario. Hacia allí, donde hay una interna difícil por delante, estaba anunciado que iría Cristina Kirchner el domingo, pero la vicepresidenta finalmente no asistió.

“Es una campaña en la que queda al descubierto las diferencias entre ellos: dicen una cosa y hacen otra. Disponen que van hacia un lado y cambian para el otro. Es como cuando (el ministro, Martín) Guzmán quiso echar a (el subsecretario, Federico) Basualdo, y ahí lo tenes, firme en el cargo”, evaluó una de las fuentes consultadas. Tras lo que completó: “Lo que se ve es algo espasmódico y no organizado. Parece que se olvidaron uno de los axiomas principales de Perón, el que planteaba que solo la organización vence al tiempo”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.